Pausa

 

Screen Shot 2018-05-20 at 1.24.05 AM.png 

PAUSA: El primer principio de la Plenitud.

La idea de tomarnos una pausa suena bien, ¿no? Estamos en un mundo que se mueve tan rápido y nos presenta tantos estímulos constantemente que la idea de parar suena que puede ser benéfica. Lo que no pensamos con tanta frecuencia es que una pausa, que puede ser tan corta como un nanosegundo o tan larga como meses, puede tener efectos muy profundos en nuestra vida.

Recientemente conocí a Rachel O’Meara quien también trabaja en Google en California y publicó un libro con el nombre “Pausa” (puedes leer más sobre el trabajo de Rachel aquí).  Según Rachel, “una pausa es un cambio intencional de comportamiento que te ayuda a llevar una vida más significativa y satisfactoria. Se puede ver como cualquier descanso, receso o tiempo utilizado de manera diferente de la usual. Cualquier persona puede hacer una pausa. No se trata de la cantidad de tiempo sino de la intención y de lo que se quiere obtener de ésta”.

A través del poder de hacer una pausa, podemos tener tiempo de entendernos mejor, evitar agotamiento y lograr crear una vida más significativa.

‘Estoy ocupadísimo’. ‘Estoy liada’. ‘Estoy con la agenda llena’.

No vinimos al mundo para llenar nuestros minutos de actividades, pero en nuestra vida actual a veces una simple pausa puede ser difícil de encontrar. En mi caso, usualmente estoy en reuniones de trabajo de 9am a 5pm a veces sin parar para comer, beber agua o ir al baño. A veces he tenido que enviarle un email al organizador de la reunión diciendo que tenía que llegar tarde a la reunión porque tenía que pasar al baño 5 minutos… y que si no iba en ese momento, iba a tener consecuencias “húmedas” en la sala de conferencias. Lo digo de manera graciosa, pero no lo es. No me gusta estar tan “ocupada” y el estarlo no está alineado con lo que quiero en mi día a día. Aún no he descubierto la manera de resolverlo 100% dados los requisitos de mi trabajo, pero he hecho cambios que me han ayudado.

Estar “ocupado,” que en algún momento fue símbolo de estatus social o qué tan exitoso eras profesionalmente, está pasado de moda.  Estar ocupado permanentemente no es cool, no te hace ver bien, no es algo digno de admirar. Estar ocupado es símbolo de ineficiencia al planear tu día y falta de amor propio y amor a lo que te rodea. Puff… llegar a esta conclusión me costó mucho, pero ahora lo veo con total claridad y seguramente si estás leyendo esto, tú también estarás de acuerdo.

Crecí pensando que “hacer” era muy importante y que era mi responsabilidad cumplir con el mayor número de obligaciones posible. Ahora entiendo que es una IRRESPONSABILIDAD llenar mi día de cosas para hacer sin encontrar pausas en mi vida que me ayuden en tener mayor bienestar, salud y tranquilidad.

La Fórmula:

Screen Shot 2018-05-20 at 12.07.16 AM.png


 

Veamos los tipos de pausa que podemos tomarnos para tener más Plenitud en nuestra vida:

Pausa por unos segundos:

El poder de tomarse unos segundos antes de responder o simplemente tomar una respiración profunda puede cambiar el curso de una situación. ¿Cuántas veces no hemos deseado habernos tomado una pausa antes de responderle a otra persona, antes de comprar algo, antes de enviar un email escrito impulsivamente o antes de haber tenido una reacción de la cual nos arrepentimos después? 

Cuando pequeña me encantaba ver un programa de televisión, creo que se llamaba ‘Fuera de Este Mundo’ (o algo así)  en la que la protagonista podía congelar el tiempo con el simple hecho de unir sus dos dedos índices… ¿lo recuerdas?

Screen Shot 2018-05-19 at 10.23.24 PM.png
La protagonista del programa de tele que congelaba el tiempo

La mayoría de mis amigos no lo recuerdan, pero a mí me encantaba. Me gustaba la idea de poder parar todo a mi alrededor y poder pensar bien y con calma la decisión que iba a tomar.  Tener tiempo para analizar con calma antes de responder puede ser muy poderoso, y nos puede evitar dolores de cabeza. Revisa la herramienta PaRARR abajo para saber cómo obtener el ‘super-poder’ de congelar el tiempo. 

Pausa de varios minutos:

Tómate por lo menos 10 minutos al día para ti. Lo puedes usar para hacer introspección, para ver cómo te sientes, para hacer un listado de las cosas por las cuales estás agradecido, o para no hacer nada. Practicar mindfulness o meditación también puede ayudarte a desconectarte de la vida cotidiana diariamente y conectarte contigo mismo.

¿Has oído hablar sobre el concepto “Il dolce far niente” en Italia? ¿Qué tal practicarlo por unos minutos todos los días?

Screen Shot 2018-05-19 at 10.25.21 PM.png

Pausa de varias horas:

Una pausa de varias horas puede ser:

  • Una caminata en la naturaleza
  • Salir a caminar por la ciudad sin rumbo ni destino
  • Estar en tu sofá, tomando té sin hacer nada más
  • Ir al parque y observar a las personas pasar o balancearte en el columpio

También puede incluir hacer tu hobby favorito, perdido en la actividad, sin objetivo directo más que la actividad misma, no por cumplir una tarea, sino como descanso para la mente o el cuerpo. Por ejemplo:

  • Tocar algún instrumento musical
  • Jardinería
  • Pintura o cerámica
  • Trabajo en madera
  • Limpiar algo
  • Ejercicio físico: correr, yoga, natación

Pausa de varios días:

La mejor manera de resumir una pausa de varios días es estar en vacaciones, los días sin  trabajo o semanas de receso de tus labores cotidianas.

Sin embargo, vacaciones puede significar cosas diferentes para cada persona. No es necesario estar en un trabajo “oficial” para poder tener días de descanso. Si tu labor principal es cuidar a tus hijos y hogar, es importante también tener días de descanso de esas labores. O si ya estás pensionado, también puedes explorar qué significa para ti tener días de pausa. Para algunas personas, tener una semana de pausa puede significar alejarse de su lugar de residencia para trabajar en un proyecto importante o dedicarle varios días sin interrupciones a sus seres queridos.

Pausas largas:

Otras personas (entre las que me incluyo) hemos necesitado varias semanas de alejarnos de la vida cotidiana para encontrarnos, sanar, desconectarnos o simplemente cambiar de perspectiva.

Yo tuve que tomarme una pausa de 5 meses después de una época difícil en mi vida. Un nivel altísimo de agotamiento en mi trabajo se juntó con situaciones personales difíciles y me llevaron a un estado en el que no podía pasar un día más en mi rutina. Cada día que pasaba lo único que quería era ‘desaparecer’ temporalmente para tener tiempo para mi, hacer introspección y entender todo lo que me estaba sucediendo. Así que me fui a darle la vuelta al mundo con una maleta, mis ahorros, y la intención fuertísima de entenderme, cuidarme y sanarme. En otro momento les cuento más sobre este viaje inolvidable. Este blog, es el resultado de todo lo que aprendí en esa gran aventura.


“Cuando pulsas el botón de pausa en una máquina, ésta se detiene. Cuando pulsas el botón de pausa en un humano, éste comienza”  — Thomas Friedman, Gracias por Llegar Tarde

 

 

Screen Shot 2018-05-20 at 12.47.10 AM.png

Explora:

  • ¿Qué significa una pausa para ti?
  • ¿Cuáles pausas en tu vida te han generado mayor satisfacción?
  • ¿En qué actividades puedes pasar mucho tiempo y terminas más feliz y lleno de energía que cuando empezaste?
  • ¿Cuándo fue la última vez que tomaste una pausa larga para ti? ¿qué significa “pausa larga” en tu vida?
  • ¿Cuántas pausas al día te tomas para no hacer nada? ¿para hacer introspección? ¿para planear o hacer cosas que te llenan de gozo?
  • ¿Has sentido la profundidad de conectarte con tu ser interior de manera intencional a través de una pausa?

Toma acción:

  • Agenda tus días de pausa y úsalos para descansar, recargarte o hacer lo que más te gusta.
  • Dedica tiempo para tomar una pausa para no hacer nada. Trata esas pausas como reuniones importantes.

Herramienta: PaRARR

En mi clase de Busca en Tu Interior aprendí una herramienta muy útil. Cada vez que entres en una situación difícil o que requiera de tu total atención para obtener el mejor resultado, piensa en la sigla PaRaRR:

Screen Shot 2018-05-20 at 12.25.03 AM.png

Parar: en el momento que notes el evento desencadenante, detente así sea por sólo unos segundos.

Respirar: una vez hayas hecho una pausa, toma respiraciones profundas, tantas como puedas (entre 1-5 será suficiente). La respiración profunda activa tu sistema neural parasimpático, permitiéndote tomar mejores decisiones.

Asimilar: Empieza a notar la reacción que tienes tú (¿qué sensaciones notas? ¿qué emociones estás experimentando? ¿qué pensamientos cruzan tu mente?) y las otras personas en la situación. Préstale atención también al contexto, a tu ambiente, al lugar donde te encuentras. ¿Qué está sucediendo?

Reflexionar: Antes de responder, trae a tu mente opciones, alternativas y evalúa lo que consideres mejor para ti y para la situación en ese momento.

Responder: Una vez hayas tomado una pausa y analizado tu respuesta, procede a tomar acción.

El beneficio de esta herramienta es que vas a tomar acción basándote en lo que será mejor para ti y para tu entorno, en lugar impulsos o emociones temporales.

Screen Shot 2018-05-20 at 12.46.35 AM.png

Llevando la idea de pausa a un nivel más elevado, vemos que la importancia de hacer una pausa radica en el poder conectarnos con nuestro ser interior o con el todo. En las cortas pausas entre pensamiento y pensamiento o entre respiración y respiración logramos experimentar calma mental, lo cual nos permite simplemente, ser.   Muchas personas la denominan la pausa sagrada: el momento en donde logramos desconectarnos del mundo, aquietar la mente, regresar nuestra conciencia al lugar donde solamente somos, en donde el amor lo es todo, en donde somos luz y parte del todo.

En esa pausa, en esa brecha, podemos encontrar muchísimo sobre nosotros mismos y nuestra verdadera esencia. Para aprender más sobre este tema, te recomiendo leer  el artículo LaBrecha.

La frase célebre del legado de Viktor Frankl nos enseña que: “Entre estímulo y respuesta hay un espacio. En ese espacio está nuestro poder para elegir nuestra respuesta. En nuestra respuesta radica nuestro crecimiento y nuestra libertad.”

 

 

Los 5 Principios

Al intentar resumir las herramientas prácticas que me han ayudado a mí en mi camino hacia la plenitud, encontré que todas empezaban por P y son las siguientes:

Pausa, Presente, Permitir, Perspectiva, Propósito

Screen Shot 2018-05-19 at 8.11.25 PM.png

Siguiente artículo recomendado: Pausa

PD: Podrás notar que como soy una profesional y profesora de marketing, no podía dejar la idea de las 5 Ps de lado, pues son parte crucial de cualquier plan estratégico. Igual pasa en nuestras vidas; estos elementos son necesarios para estar en plenitud 🙂.

PD2: Pronto escribiré sobre cada uno de los principios a profundidad.