Neuroplasticidad

Tenemos muy claro que nuestro cuerpo cambia constantemente y que hay mucho que podemos hacer, o dejar de hacer, para modificarlo. Por ejemplo, sabemos que si fumamos estaremos afectando nuestros pulmones, si nadamos estaremos fortaleciendo nuestro corazón, si comemos demasiado subiremos de peso, si estamos mucho tiempo bajo el sol nos podrán salir manchas en la piel, etc. Pero hasta hace pocos años no teníamos nada claro que también podemos modificar nuestro cerebro.

La neuroplasticidad se refiere exactamente a eso: la capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar como resultado de la conducta y la experiencia.

No sé si ya habías oído hablar sobre esta capacidad, pero para mi fue una gran sorpresa cuando empecé a estudiarla hace algunos años.  Siempre supuse que el cerebro en los adultos era inmutable. En las últimas décadas se han comenzaron a estudiar casos de neuroplasticidad en diferentes situaciones, demostrando que el cerebro es mucho más maleable de lo que se creía.  A continuación vemos dos ejemplos concretos:

  • Taxistas en Londres.  Un estudio analizó el cerebro de taxistas en la capital inglesa y encontró que ellos habían desarrollado mayor materia gris en el hipocampo posterior que personas de la misma edad, educación e inteligencia, pero que no conducían taxis. El hipocampo juega un rol importante en la consolidación de información, memoria y funciones que permiten la navegación. Para conductores de taxi, la necesidad del día a día para navegar una ciudad con tantos nombres de calles hizo que sus cerebros evolucionaran y se adaptaran físicamente.

 

  • Pérdida auditiva. Según una investigación realizada por la Universidad de Colorado, Estados Unidos, el cerebro de personas con deficiencia auditiva puede reorganizarse para ayudarlas a ver mejor.
Screen Shot 2017-11-24 at 2.59.34 PM
Adultos con pérdida auditiva (derecha) muestran reorganización cerebral en la que porciones del cerebro encargadas de funciones auditivas son reutilizadas para procesos visuales. Este cambio no se logra ver en adultos de la misma edad con función auditiva normal (izquierda)

 

De esta manera, podemos ver que el cerebro se puede modificar radicalmente en su forma física como respuesta a experiencias repetidas. Eventualmente, las conexiones que no se practican se debilitan, y las conexiones que se repiten se vuelven más fuertes.

Una de las áreas que ha sido estudiada recientemente es el impacto de prácticas contemplativas como la meditación y la atención plena en la estructura cerebral.  A través de prácticas mentales podemos fortalecer áreas que incluyen la atención, el enfoque, auto-regulación, conciencia y muchas más. Gracias a los estudios en neuroplasticidad se han podido estudiar los cambios generados por la meditación y la atención plena en el cerebro.

Me encanta saber que podemos, proactivamente, modificar nuestro propio cerebro y nuestros comportamientos a través de la práctica. Me gusta saber que tenemos control sobre nuestro ser y podemos cambiar los aspectos que no nos benefician. Esto puede tener un efecto muy profundo en nuestro día a día. Podemos elegir canalizar nuestros pensamientos, comportamientos y energía en prácticas que nos ayuden a modificar nuestro sistema nervioso para aumentar nuestro bienestar y felicidad. Podemos cultivar nuestra plenitud.

Screen Shot 2017-11-24 at 2.49.21 PM.png

Gifs animados para aquietar la mente

La Mente De Mono

Nuestra mente es muy poderosa y está programada para muchas actividades que nos ayudan en nuestro día a día. Sin embargo en muchas ocasiones nos es difícil encontrar un espacio sin los pensamientos incesantes que usualmente nos acompañan. Muchas veces podemos estar largos minutos pensando y pensando y al final llegamos a un tema completamente diferente y nos preguntamos… ¿cómo llegué hasta aquí? La mente genera muchos pensamientos que generan otros y luego otros más, a veces volvemos al pensamiento inicial, después nos desviamos a otros, y al fina… ¡nunca paramos!

Se conoce comúnmente como ‘mente de mono’ al estado en el que pasamos de pensamiento a pensamiento de manera aleatoria, rápida y sin control. Tal y como un monito que es curioso, inquieto, travieso y hasta entrometido,  y que pasa saltando de rama en rama sin sin rumbo o dirección.

Aquietar la menta es un ejercicio que require ser practicado de manera constante.

Me gusta pensar en la práctica de aquietar mi mente como si fuera un ejercicio muscular. Cada vez que voy al gimnasio y trabajo algún músculo, sé que lo estoy fortaleciendo, que los resultados no son inmediatos y que solamente a través de la práctica constante lograré hacer el ejercicio más y más fácil hasta que resulte casi natural (y sin dolor al día siguiente).

MistyMisguidedIzuthrush.gif

Lo mismo sucede con la práctica de aquietar nuestra mente. Como lo hemos visto antes, la práctica se trata de dejar ir nuestros pensamientos, sin juzgarlos, para tener un espacio en calma y quietud. ¿De qué manera podemos practicar este ejercicio durante nuestra meditación o en el día a día?

Dejar ir nuestros pensamientos no siempre es fácil. He intentado varias técnicas y visualizaciones  que quiero compartir a continuación, con ayuda de varios ¡gifs animados!. Estas visualizaciones rápidas te pueden ayudar inicialmente, pero después de algún tiempo de práctica, tal vez no las necesites más.  Si tienes otra técnica que te haya ayudado a ti, no dudes en compartirla en la sección de comentarios abajo. Y si tienes un link a un gif animado, ¡todavía mejor!

thumbs-up-smiley-face-hehehehahahah-pinterest-smiley.jpg

#1 – Llevar el pensamiento al bote de reciclaje. En el momento en el que surge un pensamiento, y queremos dejarlo pasar, podemos visualizar que es un archivo digital y lo llevamos a un bote o caneca de reciclaje, de manera temporal. Sabemos que después de nuestra práctica podremos encontrarlo allí de nuevo. Solamente necesitamos alejarlo (sin juzgarlo) momentáreamente. Puede que yo pase demasiado tiempo con computadores y por eso me queda muy fácil visualizar este proceso. ¡Quizás a ti también!

fZvPNrK.gif

#2 – Lo que el viento se llevó.  Otra manera de visualizar nuestros pensamientos alejándose de nuestra mente es imaginar que se los lleva el viento. Así como los pétalos del diente de león en la imagen de abajo. Suavemente y con gentileza se van alejando hasta perderse en el espacio.

giphy.gif

#3  – El globito de nieve.  Imagina que tu mente es como uno de esos globos de cristal que son tan comunes en navidad o en invierno. Tus pensamientos son los copitos de nieve y los imaginas inicialmente volando rápidamente por todas partes, inundando tu mente. Luego, poco a poco, ves como van cayendo al fondo del globo, dejando espacio en la parte superior de la esfera, permitiendo que entre la calma y la quietud.

tenor.gif

#4 – Peces nadando. Puedes también imaginar que cada uno de tus pensamientos es como un pez nadando. Puedes observar como nada tranquilamente y como va pasando de un lugar a otro hasta desaparecer. No tienes que hacer nada en particular, solamente observarlo y dejarlo ir.

#5 – Hojas flotando. Otra visualización que me ha ayudado es imaginar hojas o troncos flotando sobre un río. Ves como llega una hoja y se va alejando poco a poco con la ayuda de la corriente del río. Llega una hoja grande y pasa. Llega otra mediana y pasa. Llegan de diferentes colores y formas, y luego se van. Asimismo, nuestros pensamientos son muy diferentes y todo lo que tenemos que hacer es observarlos desde la distancia, y dejar que la corriente se los lleve.

maple-leaf.gif

#6 Burbujas. Alguien me dijo que suele pensar que sus pensamientos son como burbujas que aparecen constantemente y que con un suave toque pueden desaparecer. Cada vez que surge un pensamiento nuevo puedes pensar que lo tocas levemente con tu dedo y desaparece.

b7a8a6036d7910d3eacb7f579930b69dcc7554276b0dd79d2931cbdd6168731e_1.gif

#7 Vuela, vuela: Puedes imaginar que tus pensamientos son como pajaritos que tienes en las manos y con suavidad vas dejando ir, observando cómo vuelan en la distancia.

#8 Nubes: Podrías imaginar también que cada uno de tus pensamientos son una nube en el cielo que va pasando y al final se esfuma. Observas cada nube desde la distancia y ves como se va en el infinito.

vW9Nrl.gif

 

Bono: Si ninguna de estas alternativas te funciona, intenta hacerte esta pregunta a ti mismo:

Screen Shot 2018-05-20 at 12.51.36 AM.png

Te apuesto que la respuesta es, finalmente… silencio mental. ¿Te funcionó?

 

Meditación & La “brecha”

Hace algún tiempo, caminando por las calles de San Francisco, llegó a mis manos una hoja de papel con un texto cuyo título ya había visto miles de veces: “¿para qué meditar?”. Dado que lo tenía en la mano y tenía tiempo para leerlo, lo ojeé y luego me absorbió completamente. Es una de las explicaciones más completas que he leído sobre la meditación. Aquí está el texto, que, según el papel fue escrito por el filósofo americano Dr. Wayne Dyer en el libro “Getting into The Gap”. No sé si el libro existe en español, la siguiente es mi traducción:

¿Para qué meditar? Muchas personas en algún momento u otro han considerado esta pregunta y han generado diferentes tipos de respuestas. Muchas de las razones para meditar incluyen reducir estrés, cultivar paz, eliminar fatiga, reducir el proceso de envejecimiento, mejorar la memoria, encontrar claridad de propósito, y hasta sanación. Todos estos son motivos poderosos para empezar una práctica de meditación. ¿A quién lo le gustaría la vida de salud, felicidad y propósito que sería el resultado de estos beneficios? Sin embargo, todas estas razones pierden significado frente a la noción de que la meditación es nuestra manera de tener contacto consciente con Dios.

La razón principal de hacer de la meditación parte de la vida diaria es unir fuerzas con nuestra energía sagrada y retomar el poder de la Fuente (Dios). A través de la meditación podemos llegar a la abundancia de la energía creativa que reside en nosotros, y a una experiencia de vida más significativa, lo que nos enriquece permanentemente. Al meditar, llegamos a conocer a Dios, en lugar de aprender sobre Él.

(…)

Cuando meditamos, comenzamos a calmar la mente. A medida que nos volvemos más adeptos a ir al silencio interno, llegamos a conocer la paz de Dios en nuestro ser entero. Intuitivamente buscamos unión con nuestra Fuente creadora. Silencio o meditación, es el camino a ese centro. Podemos hacer contacto consciente con Dios, transcender las limitaciones de un mundo dicótomo, y retomar el poder que sólo está disponible para nosotros cuando estamos conectados con la Fuente. Esto es a lo que yo llamo entrar en la brecha. Es donde creamos, manifestamos, sanamos, vivimos y realizamos a un nivel milagroso. La brecha es el poderoso silencio al que podemos acceder a través de la meditación. Al entrar en esta brecha elusiva entre un pensamiento y otro, podemos acceder quietud (…)

Nuestra razón final para meditar es adentrarnos en esa brecha donde podemos entrar a un lugar sagrado y conocer el poder ilimitado de la Fuente (…) Pero si has intentado meditar antes, sabes que tus pensamientos no estarán quietos.

Pienso que ayuda imaginar mi mente como un estanque. La superficie del estanque es similar a mi charla mental. En la superficie del estanque hay disturbios. Allí están las tormentas, deshechos, congelando y descongelando, por toda la superficie. Bajo la superficie del estanque hay una quietud relativa. Aquí es tranquilo y pacífico. Si es verdad que, como se ha dicho, tenemos cerca de 60.000 pensamientos separados y frecuentemente desconectados durante el día, entonces nuestra mente es como un estanque que tiene muchos disturbios por el agua picada. Pero bajo esa superficie de charla está la brecha donde podemos conocer a Dios y obtener el poder ilimitado de reconectarnos con la Fuente.

Meditar es una manera de aquietar nuestra caja de pensamientos y nadar por debajo de la superficie. Aquí es donde podemos estar en quietud y conocer a (no conocer sobre) Dios. Si tenemos cerca de 60.000 pensamientos todos los días, entonces en todas nuestras horas despiertos es poco probable que en algún momento tengamos la posibilidad de tener espacio en medio de nuestros pensamientos. ¿Cómo podríamos? Con un pensamiento que lleva al siguiente, estén racionalmente conectados o no, simplemente no hay tiempo ni lugar para adentrarnos en la brecha entre pensamientos. Mas es precisamente en esa brecha donde la magia y las posibilidades infinitas nos esperan”.

Dr. Wayne Dyer


 

El escrito me gustó tanto que al regresar a casa hice este video en un estanque. El movimiento de la luz representa los disturbios de la mente. Un pensamiento lleva a otro y luego a otro. En el fondo, calma total…

 

Siguiente artículo recomendado: Práctica de Meditación

Ego

En nuestras conversaciones cotidianas tendemos a definir el ego como lo hace el diccionario, así:

ego (‘eγo)

sustantivo masculino. Viene del latín y significa “yo”.

1. psicología instancia psíquica que se reconoce como “yo”  2. aprecio excesivo de alguien por sí mismo tener un gran ego.

Esos dos significados fueron los que me enseñaron en el colegio y esos fueron los usos que le di a la palabra hasta hace poco, cuando descubrí que también se usa de una manera espiritual y mucha más profunda.

¿Qué es el ‘Ego-Miedo’?

Existe un tipo de ego diferente a esta definición que conocemos por el diccionario. La quiero denominar ego-miedo y es a la  que me voy a referir en todo lo que escribo aquí. Para diferenciarlos, uso Ego con e mayúscula al referirme al ego-miedo.

La primera vez que escuché el término Ego en conversaciones con Esperanza, mi coach #1, asumí que se refería a mi egocentrismo o auto-estima excesiva. Poco a poco me di cuenta que estaba hablando de otra cosa, pero no me atreví a preguntar. Ella utilizaba los términos mente, Ego y separación de manera intercambiable. Después de varios meses de no poder entender bien lo que quería decir, decidí preguntarle, y me dio una fotocopia de una página entera sobre el Ego. Nunca entendí por qué no comenzamos por la definición del término para haberme hecho la vida más fácil, pero así es el Ego: no lo entendemos hasta que estamos listos para descubrirlo y transcenderlo.

Su significado se puede resumir usando las palabras separación, miedo, supervivencia y mente. Me gusta la definición que usa Mica Akullian (mi coach #2) en su libro Healing Through Awakening (¡recomendadísimo por cierto!):

Mica nos dice: “El Ego es una adaptación sicológica muy arraigada que se ha desarrollado por miles de años para asegurar la supervivencia del individuo. La base del Ego es la creencia en la separación, la creencia que estás sólo en el mundo y debes luchar para tu protección y supervivencia. El Ego se puede observar como la voz compulsiva en la mente que está constantemente interpretando y filtrando las experiencias de vida a través del intelecto. Esa voz que está constantemente pensando en eventos futuros, obsesionándose por el pasado, comentando sobre todo lo que está pasando a tu alrededor y haciendo juicios sobre ti, tus situaciones y otras personas”.

¡Que buena y completa definición! me encanta cada vez que la leo.

Sin embargo, puede que suene todavía un poco abstracta. Veamos algunos ejemplos. Imagina que tu voz mental dice lo siguiente:

  • ¿Viste que Tatiana se graduó de la universidad y tiene un super buen puesto de trabajo? A ver cuándo va a ser que tú lo logres también. No te puedes quedar atrás. Pero al paso que vas, te vas a quedar desempleada para siempre (preocupación por el futuro, juicios, comparación con los demás)
  • Este proyecto tiene que salir bien. Tiene que salir perfecto. ¿Y si no sale bien? todos en la oficina me van a culpar. Ya me imagino la cara de Fernando si no sale bien. Creo que tendría que renunciar y buscar trabajo en otra parte, no podría soportar las miradas de todos. (preocupación sobre el futuro, separación de los demás, negatividad)
  • Si todavía estuviera con ella todo sería diferente. Fue la mejor novia que tuve, y estoy seguro que nadie igual llegará a mi vida. Era perfecta y no puedo creer que no quiera estar conmigo. No la merecía. Sin tan sólo hubiera visto las señales que algo andaba mal. Sin hubiera…. (pensamientos sobre el pasado, juicios sobre tu personalidad, preocupación sobre el futuro, negatividad)

En estos ejemplos, que no se alejan mucho de los que pasan por nuestra  mente en nuestra vida cotidiana, vemos algunos patrones:

1) Pasado o Futuro: el Ego simplemente no vive en el presente. Nop. Nunca. Siempre está, o bien recordando el pasado o o bien preocupándose por el futuro. O los dos al mismo tiempo, pero nunca lo vemos cuando estamos enfocados en nuestro presente. Es increíble cuando empiezas a observar tu mente y lo empiezas a notar.

2) Negatividad: Esa vocecita interna negativa, regañona, que juzga, que se preocupa sin cesar. Sí, ese es el Ego en la mayoría de los casos.

3) Preocupación por nuestra supervivencia: Esta es la razón principal por la cual el Ego existe (ya lo veremos más adelante más detalladamente). Si te adentras en los pensamientos que vienen del Ego y te preguntas ¿por qué tengo esos pensamientos, de dónde vienen? te darás cuenta que en su mayoría conducen a querer protegerte de algún peligro, daño o desdicha futura.

Al leer esto ejemplos, ¿no se te cruzó por la mente que eran pensamientos normales que cualquier persona podría tener en esa situación?

Para de leer un momento y piensa en un instante en el que hayas tenido un pensamiento similar en el pasado. Ahora piensa: ¿quién tuvo ese pensamiento? y… ¿quién está observando el pensamiento ahora?

Y eso puede suscitar la pregunta: ¿cuál es la diferencia entre el Ego, la mente y “Yo”? ¡Ah! qué profundo. La respuesta breve es que TU NO ERES TU MENTE.  Descubrir esto para mí fue revolucionario. No podía creer que “Yo” fuera diferente de “mi mente.” Y si Yo no soy mi mente, entonces ¿quién soy? ¿quién o qué es eso capaz de observar mi mente?. Más sobre este tema, pronto.

Por ahora, volvamos al Ego aquí.

El Ego y nuestra anatomía

Hagamos un breve paréntesis para recordar de dónde venimos y encontrar la explicación biológica de nuestro Ego. Existe una parte de nuestro cerebro que se enfoca en nuestra supervivencia: la amígdala cerebral. De acuerdo con nuestra gran amiga Wikipedia, “la amígdala cerebral es el conjunto de núcleos de neuronas localizadas en la profundidad de los lóbulos temporales de los vertebrados complejos, incluidos los humanos. Forma parte del sistema límbico, y su papel principal es el procesamiento y almacenamiento de reacciones emocionales”.

Esta zona de nuestro cerebro se considera básica pues responde a nuestra reacción de (1) pelear, (2) congelarse o (3) huir, ante un estímulo directo. Imagina a un ciervo en un campo abierto en el momento en el que ve a un león. Tiene solamente esas 3 opciones y su instinto de supervivencia se encarga de decidir qué alternativa escoger, en cuestión de segundos para garantizar no convertirse en la cena del león. Igual sucede en nuestro caso como humanos, tenemos una parte de nuestro cerebro que procesa situaciones de peligro y nos ayuda a reaccionar sin si quiera pensar. Es crítica para nuestra supervivencia.

Sin embargo, hemos mantenido este mecanismo de defensa básico aún cuando en nuestro estilo de vida actual la probabilidad de encontrarnos frente a riesgos como ver a un león es mínima o nula.

Estos son los 3 sistemas principales del cerebro y sus funciones, a nivel muy general:

Screen Shot 2017-08-05 at 2.57.22 PM.png

Nuestro cerebro básico o ‘reptiliano’ no sabe diferenciar entre un riesgo inminente (ver el león) o imaginario (mi jefe me podría despedir del trabajo) y reacciona de manera similar. No me adentraré en los otros dos sistemas, ya que estamos hablando aquí sobre el miedo y nuestro sistema básico. El mensaje principal es que parte de nuestra estructura física lleva miles de años buscando protegernos y lo continuará haciendo. Nuestra tarea es aprender a aprovechar el resto de nuestro ser para manejar estas reacciones del organismo (pista: estudios han comprobado que la meditación y la atención plena ayudan a modificar nuestro cerebro y a regular la amígdala cerebral).

El Ego Tiene una Misión

Hasta el momento he presentado al Ego como algo negativo en nosotros, como el villano de la peli. Existe mucha literatura espiritual que lo presenta de esta manera solamente. Sin embargo, creo que hay algo del Ego a lo que le debemos dar importancia, y es la misión que cumple: el Ego nos permite tener una identidad en y protegernos en la realidad de este mundo.

Anita Moorjani, la escritora del libro Morir Para Ser Yo (por favor, por favor, por favor ¡léelo!) y el reciente ¿Y Si Esto Ya Es El Cielo?, habla explícitamente sobre la parte positiva del Ego. Específicamente, menciona la importancia de mantener nuestra identidad y no permitir que otras personas nos hagan daño o nos quiten valor. Anita nos dice “el Ego no es nuestro enemigo y no necesitamos superarlo; el Ego es necesario para nuestra supervivencia en el mundo físico.”

Anita menciona que cuando era niña y adolescente sufrió muchos episodios de matoneo que, junto a influencias de su cultura India, la llevaron a desarrollar falta de amor propio y permitir que otras personas pasaran por encima de ella. El tener ego (minúscula a propósito), una identidad fuerte y definida y suficiente amor propio eran de cierta forma mal vistos para alguien como ella, así que Anita no tuvo más remedio que quitarle fuerza a su identidad propia, lo cual tuvo muchos efectos negativos en su vida. Por otro lado, Anita Moorjani menciona que cuando tuvo su Experiencia Cercana a la Muerte (ECM) notó que no existe Ego, ni dualidad, ni miedo en el ‘otro’ mundo (o en el mundo Verdadero). En nuestra esencia Verdadera somos uno, y al serlo, no es necesario tener identidades que nos separen, pues somos todos solamente Amor Supremo.

 


 

Trabajar CON nuestro Ego

Ahora que ya hemos definido el ego-miedo, visto algunos ejemplos y contemplado un par de teorías sobre esta parte oscura de nosotros, veamos qué podemos hacer al respecto, de manera práctica.  Trabajar con nuestro Ego nos ayuda a acercarnos a esa Verdad. Por ello, pienso que si debemos enfocarnos en reducir nuestro Ego. Enfocarnos en trabajar en el Ego con aceptación, amor y cuidado, nos permitirá crecer nuestro amor propio, lo cual tendrá un efecto protector sobre nuestro ser e identidad, como consecuencia.

Este sería mi resumen y opinión personal:

  • Conocer a nuestro Ego
  • Aceptar a nuestro Ego, como parte de nosotros
  • Trabajar JUNTO CON nuestro Ego (no en contra de éste) para adentrarnos en las lecciones que el Ego nos quiere presentar y sus raíces
  • Tener conciencia de los momentos en los que el Ego se presenta en nuestras vidas y tener herramientas prácticas para cuando empiece a crecer
  • Entender que nuestro Ego nos ayuda a encontrar nuestro Verdadero Ser

Para disolverlo podemos seguir algunos pasos que he encontrado útiles en mi propio camino. Cabe anotar que mi Ego sigue vivito y haciendo de las suyas cada vez que puede, pero los 5 Principios para la Plenitud me han ayudado mucho.

En conclusión, lo importante del asunto es primero que todo tener conciencia de nuestro Ego, llegar a conocerlo, aceptarlo, aprender de él y llevarlo al amor para disolverlo. Paralelamente, es igualmente necesario trabajar en desarrollar nuestro amor puro propio y conocer nuestro Verdadero Ser. Las dos caras de la moneda son necesarias: conocer, aceptar y disolver el aspecto negativo del Ego y adentrarnos en nuestro Amor Supremo.


Para cerrar este tema, intenté ser creativa, pero no pude crear un acróstico bien hecho con la palabra Ego. Sin embargo, estas ideas vinieron a mi mente:

  • Esa gran voz omnipresente que nos quiere proteger, pero que se alimenta del miedo y de la separación con el otro, con nosotros mismos y con el Universo.
  • Ese genuino sentimiento que nos aleja de nuestra verdadera esencia, aún queriendo lo mejor para nosotros mismos.
  • Esa gran separación que presenciamos al buscar nuestros propios intereses por encima del bienestar común.
  • Es la genialidad del cerebro básico que busca nuestra supervivencia.
  • El grandioso maestro que nos enseña lecciones sobre nosotros mismos y nuestra misión

Bueno, de 1 a 10 le doy un 2 a esto, pero se vale que hice el intento 🙂

Meditación

¿Qué es la meditación?

De manera muy resumida podemos decir que la meditación es una práctica para entrenar la mente y generar un estado de bienestar en quien la practica. Existe un amplio espectro de prácticas de meditación cuyo objetivo principal es aquietar la mente.

¿Qué puedo experimentar durante la meditación?

Durante la meditación, se pueden experimentar cosas diversas. Todos tenemos diferentes respuestas y hasta la misma persona puede tener diferentes experiencias en momentos distintos.

En general se percibe paz mental y cambio de vibraciones hacia la calma y la profundidad.

¿Cómo meditar?

Existen diferentes tipos de meditación. Si ya has experimentado con varios, probablemente ya encontraste la manera que funciona para ti. Si no, te recomiendo explorar diferentes modos de meditación hasta que encuentres uno (o la combinación de varios) que te guste.

En la sección “Práctica de Meditación” te muestro los 10 pasos que yo utilizo para meditar. En “Aplicaciones Recomendadas” te comparto mi lista de apps móviles que te pueden ayudar a explorar diferentes métodos.

¿Cómo saber si lo estoy haciendo bien?

Lo importante es no juzgar nuestra meditación. No pensar si se está haciendo bien o no (algo muy común que todos hacemos en algún momento). Simplemente regalarnos ese tiempo de silencio e introspección que puede tener tantos beneficios en nuestra vida.

Con frecuencia he escuchado decir al líder espiritual Deepak Chopra que lo “estás haciendo bien si le inviertes tiempo, eso es lo único que necesitas”.  Lo importante es hacerlo. Sin pensar mucho, sin planear mucho, sin darle tantas vueltas. Simplemente hazlo regularmente, diariamente. No te va a salir mal. ¿Qué es lo peor que puede pasar? Que te relajes y tengas unos minutos de calma en tu día. Nada mal, ¿no?

¿Cuál es el mejor tipo de meditación?

Existen muchas técnicas meditativas así que probablemente es difícil saber cuál es la mejor. Sin lugar a duda, el mejor tipo de meditación, la técnica que te va a dar mejores resultados, es aquella que te permita crear un hábito. En el momento que encuentres un tipo de meditación al que le puedas dedicar tiempo diariamente, habrás encontrado la mejor técnica. Inicialmente esto requiere que intentes diferentes técnicas. Lo puedes ver como una invitación para descubrir con curiosidad qué te gusta más.

¿Para qué meditar?

Existen muchas razones. Puedes ver las principales aquí.

Meditación & Deporte

Podemos ver la meditación como una práctica parecida al deporte, así:

  1. No se puede decir que existe un tipo (de deporte o de meditación) que sea absolutamente mejor que el resto. El mejor para ti es el que disfrutes y el que te lleve a dedicarle tiempo y crear hábito.
  2. Desarrollar destreza requiere práctica y constancia. No puedes convertirte en Neymar, Ronaldo o James Rodriguez (mi favorito) de un momento para otro, sin practicar, ¿verdad?
  3. La práctica es todo lo que se necesita. Por ejemplo, para correr lo único que necesitas es salir a correr, nada más. Puede que en algunas ocasiones busques corregir algunos de tus movimientos, pero en general, lo único que tienes que hacer es… ¡hacerlo!
  4. Al practicar, estás desarrollando habilidades que probablemente ni siquiera te propusiste desarrollar. Por ejemplo, cuando escoges practicar natación estás fortaleciendo los músculos abdomen (y muchos más) aún si tu propósito es solamente fortalecer tus brazos o tu corazón. Igualmente, la meditación desarrolla muchas habilidades sin que nos lo propongamos.
  5. La práctica constante modifica nuestro cuerpo. De igual manera que hacer muchas sentadillas tonifica y literalmente esculpe los músculos de nuestras piernas, la meditación modifica la forma física de nuestro cerebro (lee más sobre esto en este artículo sobre neuroplasticidad).
  6. Hasta hace algunos años, salir a trotar por la calle con el único objetivo de hacer ejercicio o tomarse 1 hora en la mitad del día de trabajo para hacer yoga se veía raro. Ahora es tan común en la mayoría de las grandes ciudades, que lo vemos muy normal. Creo que estamos llegando al mismo punto con la meditación. En empresas como Google y Facebook existen tanto gimnasios para ejercitar el cuerpo como salitas de meditación para ejercitar la mente, a cualquier hora del día.

 

Artículos recomendados: ¿Para qué meditar? y Práctica de Meditación.

Mindfulness

La atención plena, conciencia plena o Mindfulness como se le conoce comúnmente en inglés, es uno de mis temas favoritos. Continuaré agregando más información al respecto porque continúo aprendiendo cosas nuevas todo el tiempo sobre este tema.

¿Qué es mindfulness?

Está super de moda hablar sobre mindfulness. Vemos esta palabra por todas partes, pero ¿qué significa con exactitud?

Poner atención a las experiencias del momento presente con mente abierta, curiosidad, y habilidad de estar con lo que es, sin juzgar.  Es Reconocer lo que está sucediendo mientras está sucediendo, aceptando activamente el fluir de la experiencia tal cual se está dando.

Yo lo veo como prestarle atención a lo que está pasando en nuestro alrededor, en nuestra propia mente y en nuestro cuerpo con mucha curiosidad, bondad y aceptación. Es como agudizar todos nuestros sentidos, absorber todo lo que sucede, apagando nuestra vocecita mental y dejando que todo ocurra.


En Wikipedia se resume el concepto así:

El mindfulness moderno está basado en la meditación Vipassana, una antigua técnica de meditación de la India que consiste en `​tomar conciencia del momento presente´, `tomar conciencia de la realidad´. Consiste en prestar atención, momento a momento, a pensamientos, emociones, sensaciones corporales y al ambiente circundante, aceptándolos, es decir, sin juzgar si son correctos o no.


Screen Shot 2017-07-25 at 9.42.41 PM
Tener la mente llena o en tiempo pasado o futuro no nos permite estar en el presente de manera consciente.

 

¿Mindfulness es lo mismo que Meditación?

No exactamente en mi opinión (existen muchos puntos de vista al respecto). La atención plena se puede cultivar a través de la meditación, pero los veo como diferentes.

Mindfulness es la intención en consciencia completa  que tenemos en un momento dado. Meditación es una práctica concreta. Son complementarios y en momentos se solapan, por ejemplo cuando tenemos atención plena en nuestra respiración durante la práctica de meditación.

Mindful literalmente significa “mente llena” en inglés. Cuando tenemos la intención de estar en estado de consciencia plena, todos nuestros sentidos están alertas recibiendo información, sin juzgarla, pero reconociendo todo lo que sucede y absorbiéndolo.  Por otro lado, veo a la meditación más como “mente quieta”, un momento en donde dejamos de lado lo que está sucediendo para adentrarnos en nuestro interior.

Podemos llevar la intención de atención complete o Mindfulness a cualquier momento, sin necesidad de estar meditando. La atención plena se puede tener mientras se cepilla los dientes, mientras se camina, mientras se hace el café, mientras se come una fruta.

Atención plena también se puede ver como un estado de ser. Un estado de alta conexión, de estar despierto y alerta a lo que vivimos y lo que nos rodea. Un estado de alta integración con nuestros cuerpos y con lo que estamos viviendo.

Mientras que podemos entrar en un estado de atención plena muy rápidamente, la meditación profunda requiere más práctica y tiempo. Si en este instante quisieras tener un momento de atención plena, lo lograrías relativamente rápido.

Atención plena y mundo multi-tareas:

En nuestro mundo actual, estamos constantemente bombardeados con información y de cierta manera valoramos a quienes dicen ser buenos en multi-tareas. Yo siempre me sentí en desventaja por no poderme enfocar en más de una tarea o persona o situación a la vez. Ahora me doy cuenta de que simplemente estaba dándole mi atención plena a una sola situación, lo cual es valorado y ya se ha probado que aumenta calidad y productividad.

Por tanto, es importante que entrenemos nuestra mente para entrar en esos momentos de atención plena con frecuencia. Así como cuando vamos al gimnasio y entrenamos nuestros músculos. La mejor manera de practicar estar centrados y sin pensamientos que juzgan es a través de la práctica de la meditación.

Piloto Automático

Ok, vamos a usar el ejemplo típico de vivir en piloto automático: estas conduciendo tu carro al salir del trabajo y no sabes cómo, pero de un momento a otro ya estás en tu cómodo sofá viendo televisión. ¿Cómo llegaste a tu casa? Es como si alguien más hubiera sido tu chofer porque tú, puff… estabas como en otro mundo.

Vivimos nuestros días en el ajetreo del hacer y a veces se nos olvida “ser“. A través de la atención plena podemos regresar a vivir el único momento que importa, el presente, y vivir de manera más profunda nuestros días. Es como saborear cada momento y sentir todo más intensamente.


Screen Shot 2017-08-05 at 12.35.27 PM

Vamos a practicar Atención Plena con un ejemplo: mientras lees estas letras, pon atención a donde están tus pies, tu espalda, los sonidos del lugar donde estés, lo que sientes en tus ojos, el olor del sitio donde te encuentras y el sabor que percibes en tu boca. Tómate 5 segundos para percibir todo lo que te rodea y cómo te sientes. ¿Lo lograste?

Otro ejemplo:

Screen Shot 2017-08-05 at 12.41.04 PMImagina que vas a comer una mandarina con total atención. Primero la tomas, te acercas para percibir su aroma, sientes su piel y tamaño. Luego le quitas la cáscara poco a poco, y la empiezas a comer, sintiendo su sabor, su jugo y su textura. Todos tus sentidos están alerta y se acentúan, aceptando lo que sucede. No juzgas lo que está pasando (no tienes pensamientos como: ¿debería estar comiendo esta mandarina ahora? o recuerdo que la última vez que me comí una mandarina me enfermé, o ¿por qué no compro mandarinas con más frecuencia si saben tan bien?”).

Este es un ejemplo muy simple de tener un momento de atención plena. Creo que se pueden tener esos momentos con frecuencia en diferentes situaciones, siempre y cuando recordemos, simplemente, regresar al presente.

 

Otros artículos recomendados: 
Videos sobre Mindfulness
Meditación

 

 

 

Los 5 Principios

Al intentar resumir las herramientas prácticas que me han ayudado a mí en mi camino hacia la plenitud, encontré que todas empezaban por P y son las siguientes:

Pausa, Presente, Permitir, Perspectiva, Propósito

Screen Shot 2018-05-19 at 8.11.25 PM.png

Siguiente artículo recomendado: Pausa

PD: Podrás notar que como soy una profesional y profesora de marketing, no podía dejar la idea de las 5 Ps de lado, pues son parte crucial de cualquier plan estratégico. Igual pasa en nuestras vidas; estos elementos son necesarios para estar en plenitud 🙂.

PD2: Pronto escribiré sobre cada uno de los principios a profundidad.