REIRSE: Las razones para empezar una práctica de meditación diaria en el 2018

Enero, 2018

Un enero más que llega y con éste muchos propósitos para el nuevo año. Muy probablemente en tu lista de objetivos se encuentra la idea de llevar una vida más saludable y, dentro de esta categoría, tal vez hayas incluido algo sobre meditación o atención plena (también conocido como mindfulness). De ser así, no eres la única persona con este propósito en mente. Según un estudio realizado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos en los Estados Unidos estima que más de 18 millones de personas o el 8% de la población estadounidense, usó la práctica de meditación en el 2012. Si llevamos este porcentaje a cifras mundiales y tenemos en cuenta el crecimiento de los últimos años estamos hablando de cientos de millones de personas que planean meditar en el 2018.

Fuera del hecho de que está muy de moda, ¿cuáles son las razones para que tantos de nosotros escojamos adoptar esta actividad en nuestras vidas? Después de conversar con muchas personas, asistir a varios retiros y estudiar prácticas contemplativas para mi propio crecimiento, encontré que la mayoría de personas escoge meditar para “REIRSE”: Relajación, Enfoque, Interiorización, Reconexión, Sanación y Elevación.

Las razones principales que eligen las personas para empezar a meditar.

  • Relajación: Encontrar un espacio para permitir que nuestro cuerpo descanse. Llegar a un punto de calma, equilibrio y tranquilidad en nuestra mente. Reducir estrés.
  • Enfoque: Entrenar nuestra mente para llegar a estados más sostenibles de enfoque, atención, ecuanimidad y concentración. Enfocarse en el momento presente. Aumentar la creatividad e innovación.
  • Interiorización: Asimilar con mayor profundidad los aprendizajes que la vida nos presenta aumentando la aceptación, autorregulación y el conocimiento propio.  
  • Reconexión: Incrementar la conexión con nuestro ser interior. Reconocer nuestra esencia como parte de una Unidad.  Desarrollar conexiones más profundas con los demás. Aumentar compasión, amor propio y amor hacia los demás.   
  • Sanación: Mejorar la salud física. Reducir ansiedad y depresión. Superar situaciones difíciles y problemas emocionales. Aumentar la energía y vitalidad.  
  • Elevación: Crecer espiritualmente. Mantener una práctica para ser mejores seres humanos. Encontrar un propósito superior. Trascender.

La meditación puede tener efectos adicionales en nuestra mente y cuerpo, lo busquemos o no.

He notado que aún cuando las personas escogen una de estas razones para comenzar a meditar, eventualmente pueden modificar o aumentar el número de razones que las lleva a continuar su práctica. Adicionalmente, con una rutina constante de meditación se pueden generar cambios positivos a largo plazo, bien sea que se busquen o no. ‘Rasgos Alterados’, el último libro de los investigadores Daniel Goleman y Richard Davidson publicado en 2017, presenta decenas de estudios que evidencian científicamente efectos de la meditación que van más allá de estados superficiales de bienestar. Según los autores, una práctica constante de meditación puede generar cambios positivos y duraderos de comportamiento y hasta modificaciones en la estructura cerebral del practicante con resultados benéficos en muchos ámbitos.

Por ejemplo, investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles detectaron un volumen de materia gris y del hipocampo derecho significativamente mayor en personas que habían practicado la meditación por varios años comparado con personas que no la practicaban, utilizando resonancia magnética. Las zonas cerebrales que fueron encontradas presentando una mayor masa están relacionadas con regulación emocional y control de respuesta, lo cual puede constatar la habilidad de cultivar emociones positivas y mantener estabilidad emocional y ecuanimidad en las personas que meditan.

Otros estudios han también demostrado el efecto positivo de la meditación el sistema inmune, la reducción de la acción de la amígdala cerebral, el manejo del dolor y hasta el sistema circulatorio. Una investigación hecha por el American Journal of Hypertension con 298 estudiantes de universidad seleccionados aleatoriamente presentó evidencia sobre la manera en la que la meditación puede ayudar a disminuir la presión sanguínea. Los estudiantes fueron divididos en dos grupos, uno de ellos haciéndolos participar en meditación transcendental. “A los tres meses, de los 207 estudiantes que siguieron en el estudio, los que meditaban presentaron una disminución leve de la presión, mostraron una reducción significativa de las alteraciones del estado anímico, de la ansiedad, la depresión, el enojo y la hostilidad, como así también más capacidad para sobrellevarlos que al inicio de la investigación y que el grupo de control”.

La meditación te puede ayudar a obtener tus demás propósitos para el nuevo año.

También se ha comprobado que meditar ayuda a aumentar nuestra fuerza de voluntad. A través de una práctica constante de entrenar nuestra mente para volver al presente y silenciarse, vamos creando mayor control sobre nuestros pensamientos y acciones. De esta forma practicamos la disciplina, el autocontrol, el enfoque y la fuerza de voluntad. Esto significa que en nuestro día a día podremos obtener otros objetivos y mantener nuestros hábitos con mayor facilidad.

Así es que tener la práctica de meditación en tu lista de propósitos para el 2018 no solamente puede ayudarte a llevar una vida más sana, sino que también poco a poco modificará partes de ti y de tu cerebro de manera benéfica y también te ayudará a obtener las demás metas que tengas para este año que empieza. Para comenzar, te sugiero utilizar una aplicación móvil que tenga meditaciones guiadas (aquí puedes ver una lista de aplicaciones recomendadas).

Mucha suerte y ¡que el 2018 sea un año para REIRSE y meditar!

 

 

¿Para qué meditar?

Esa es la gran pregunta. Con todo lo que tenemos que hacer en nuestros días y lo difícil que nos resulta priorizar actividades importantes, ¿para qué dedicarle tiempo a meditar?

Razones para meditar

Todos tenemos objetivos diferentes al empezar a meditar así que intenté resumir las razones principales que he notado en las personas que conozco. Las voy a consolidar bajo 6 grupos: Relajación, Equilibrio, Interiorización, Reconexión, Sanación y Elevación. No todas las personas buscan cada uno de estos objetivos y no todos llegamos a obtenerlos en su totalidad. Depende de cada persona y cada situación. Todas estas razones son perfectamente válidas y ninguna es mejor que otra.

REIRSE

No pude evitar notar que las primeras letras de los 6 grupos forman la palabra REIRSE — la razón para meditar es… ¡reírse! 😉

RelajaciónEncontrar un espacio para permitir que nuestro cuerpo descanse. Llegar a un punto de calma, equilibrio y tranquilidad en nuestra mente. Reducir estrés.

Enfoque: Entrenar nuestra mente para llegar a estados más sostenibles de enfoque, atención, calma, ecuanimidad y concentración. Enfoque en el momento presente. Aumentar la creatividad e innovación.

Interiorización: Asimilar con mayor profundidad los aprendizajes que la vida nos presenta aumentando la aceptación, autorregulación y el conocimiento propio.  

ReconexiónIncrementar la conexión con nuestro ser interior. Reconocer nuestra esencia como parte de una Unidad.  Desarrollar conexiones más profundas con los demás. Aumentar compasión, amor propio y amor hacia los demás.   

Sanación: Mejorar salud física. Reducir ansiedad, depresión. Superar situaciones difíciles, problemas emocionales. Aumentar energía y vitalidad.  

ElevaciónCrecer espiritualmente. Mantener una práctica para ser mejor ser humano. Encontrar nuestro propósito superior. Trascender.

 

Screen Shot 2017-11-24 at 4.20.56 PM.png

No importa la razón que tengas para empezar a meditar. Puedes meditar solamente para relajarte o puedes practicar para crecer espiritualmente. Independientemente, estarás haciendo algo positivo para ti y para tu entorno.

La meditación puede tener efectos adicionales en nuestra mente y cuerpo, lo busquemos o no.

He notado que aún cuando las personas escogen una de estas razones para comenzar a meditar, eventualmente pueden modificar o aumentar el número de razones que las lleva a continuar su práctica. Adicionalmente, con una rutina constante de meditación se pueden generar cambios positivos a largo plazo, bien sea que se busquen o no. ‘Rasgos Alterados’, el último libro de los investigadores Daniel Goleman y Richard Davidson publicado en 2017, presenta decenas de estudios que evidencian científicamente efectos de la meditación que van más allá de estados superficiales de bienestar. Según los autores, una práctica constante de meditación puede generar cambios positivos y duraderos de comportamiento y hasta modificaciones en la estructura cerebral del practicante con resultados benéficos en muchos ámbitos.

Por ejemplo, investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles detectaron un volumen de materia gris y del hipocampo derecho del cerebro significativamente mayor en personas que habían practicado la meditación por varios años comparado con personas que no la practicaban, utilizando resonancia magnética. Las zonas cerebrales que fueron encontradas presentando una mayor masa están relacionadas con regulación emocional y control de respuesta, lo cual puede constatar la habilidad de cultivar emociones positivas y mantener estabilidad emocional y ecuanimidad en las personas que meditan.

Otros estudios han también demostrado el efecto positivo de la meditación el sistema inmune, la reducción de la acción de la amígdala cerebral, el manejo del dolor y hasta el sistema circulatorio. Una investigación hecha por el American Journal of Hypertension con 298 estudiantes de universidad seleccionados aleatoriamente presentó evidencia sobre la manera en la que la meditación puede ayudar a disminuir la presión sanguínea. Los estudiantes fueron divididos en dos grupos, uno de ellos haciéndolos participar en meditación transcendental. “A los tres meses, de los 207 estudiantes que siguieron en el estudio, los que meditaban presentaron una disminución leve de la presión, mostraron una reducción significativa de las alteraciones del estado anímico, de la ansiedad, la depresión, el enojo y la hostilidad, como así también más capacidad para sobrellevarlos que al inicio de la investigación y que el grupo de control”.

La meditación te puede ayudar a obtener tus demás objetivos.

También se ha comprobado que meditar ayuda a aumentar nuestra fuerza de voluntad. A través de una práctica constante de entrenar nuestra mente para volver al presente y silenciarse, vamos creando mayor control sobre nuestros pensamientos y acciones. De esta forma practicamos la disciplina, el autocontrol, el enfoque y la fuerza de voluntad. Esto significa que en nuestro día a día podremos obtener otros objetivos y mantener nuestros hábitos con mayor facilidad.

Así es que tener la práctica de meditación en tu lista de propósitos no solamente puede ayudarte a llevar una vida más sana, sino que también poco a poco modificará partes de ti y de tu cerebro de manera benéfica y también te ayudará a obtener las demás metas que tengas. Para comenzar, te sugiero utilizar una aplicación móvil que tenga meditaciones guiadas (aquí puedes ver una lista de aplicaciones recomendadas).

 


¿Qué opinas?

Comparte tus razones principales para meditar, votando aquí. Una vez hayas votado, podrás ver los resultados de todos los otros participantes.

 

Apps

Estas son mis aplicaciones favoritas para obtener meditaciones guiadas:

Screen Shot 2017-08-16 at 9.28.55 PM.png

Calm. Mi #1. La uso casi todos los días mientras voy hacia el trabajo. Me encanta la voz de Tamara (una dulce canadiense) y la manera que produce sus meditaciones guiadas. Además tiene meditaciones excelentes para dormir, reducir ansiedad, desarrollar compasión y hasta historias para dormir para adultos  (¿quién dijo que los cuentos de noche eran solamente para niños?). Parte del contenido es gratuito, pero si quieres tener acceso a todas las grabaciones debes pagar. Lo único que debes tener en cuenta es que todo el contenido está en inglés por ahora. Está disponible en versión Web y apps para Android y iOS.

Intimind. Hasta ahora estoy empezando a probarla. Es necesario registrarse para poder descargar las sesiones de 10 minutos, pero el proceso es bastante fácil. A mí me parece un pelín formal, pero el contenido está bien hecho y me encanta que está 100% en español. Creo que poco a poco me gusta más y más.

Mindfulness Focus Now. A pesar del nombre, el contenido está en español y es muy fácil de usar. El contenido aún es bastante limitado, pero no está nada mal.

Zenfie. Puedes cambiar el idioma (inglés, español, francés) bajo el menú “más”. Creo que podrían simplificar la interfaz de usuario pues está un poco saturada con íconos y mensajes, pero las sesiones de audio no están nada mal. Tienen diferentes categorías interesantes, opciones de música y algunas sesiones gratuitas. Además, si creas una cuenta de usuario podrás ver estadísticas de tus sesiones.

InsightTimer o Cronómetro Para La Meditación. Me gusta utilizar la función de cronómetro de estas dos aplicaciones. Me permite ajustar una alarma de manera fácil o tener sonidos recurrentes (como una campana) para recordarme que regrese al presente.

Headspace. A muchos de mis amigos les encanta y tiene excelentes comentarios en general. Fue creada por el monje budista inglés, Andy Puddicombe, y sus narraciones son muy naturales y modernas. Tiene una gran variedad de contenido y es una de las mejores que existen actualmente. Igual que otras aplicaciones, parte del contenido es gratuito, pero para obtener el resto debes pagar. Solamente existe en inglés por ahora.

Spotify.  Existen muchas listas en Spotify que puedes usar gratuitamente o si tienes el servicio premium. Simplemente busca “meditaciones guiadas” y verás muchas opciones. Debes crear una cuenta.

YouTube. No tengo un video recomendado todavía, pero puedes buscar en la gran lista de videos de YouTube. Por ejemplo, puedes buscar “meditaciones de 5 minutos” o “meditaciones guiadas” o “música de meditación con campanas cada 5 minutos

 


¿Has usado aplicaciones para meditar que te gusten? ¡Compártelas! Escribe un comentario abajo con vínculos para descargarlas y la razón por la cual te gustan tanto.

 

Meditación & La “brecha”

Hace algún tiempo, caminando por las calles de San Francisco, llegó a mis manos una hoja de papel con un texto cuyo título ya había visto miles de veces: “¿para qué meditar?”. Dado que lo tenía en la mano y tenía tiempo para leerlo, lo ojeé y luego me absorbió completamente. Es una de las explicaciones más completas que he leído sobre la meditación. Aquí está el texto, que, según el papel fue escrito por el filósofo americano Dr. Wayne Dyer en el libro “Getting into The Gap”. No sé si el libro existe en español, la siguiente es mi traducción:

¿Para qué meditar? Muchas personas en algún momento u otro han considerado esta pregunta y han generado diferentes tipos de respuestas. Muchas de las razones para meditar incluyen reducir estrés, cultivar paz, eliminar fatiga, reducir el proceso de envejecimiento, mejorar la memoria, encontrar claridad de propósito, y hasta sanación. Todos estos son motivos poderosos para empezar una práctica de meditación. ¿A quién lo le gustaría la vida de salud, felicidad y propósito que sería el resultado de estos beneficios? Sin embargo, todas estas razones pierden significado frente a la noción de que la meditación es nuestra manera de tener contacto consciente con Dios.

La razón principal de hacer de la meditación parte de la vida diaria es unir fuerzas con nuestra energía sagrada y retomar el poder de la Fuente (Dios). A través de la meditación podemos llegar a la abundancia de la energía creativa que reside en nosotros, y a una experiencia de vida más significativa, lo que nos enriquece permanentemente. Al meditar, llegamos a conocer a Dios, en lugar de aprender sobre Él.

(…)

Cuando meditamos, comenzamos a calmar la mente. A medida que nos volvemos más adeptos a ir al silencio interno, llegamos a conocer la paz de Dios en nuestro ser entero. Intuitivamente buscamos unión con nuestra Fuente creadora. Silencio o meditación, es el camino a ese centro. Podemos hacer contacto consciente con Dios, transcender las limitaciones de un mundo dicótomo, y retomar el poder que sólo está disponible para nosotros cuando estamos conectados con la Fuente. Esto es a lo que yo llamo entrar en la brecha. Es donde creamos, manifestamos, sanamos, vivimos y realizamos a un nivel milagroso. La brecha es el poderoso silencio al que podemos acceder a través de la meditación. Al entrar en esta brecha elusiva entre un pensamiento y otro, podemos acceder quietud (…)

Nuestra razón final para meditar es adentrarnos en esa brecha donde podemos entrar a un lugar sagrado y conocer el poder ilimitado de la Fuente (…) Pero si has intentado meditar antes, sabes que tus pensamientos no estarán quietos.

Pienso que ayuda imaginar mi mente como un estanque. La superficie del estanque es similar a mi charla mental. En la superficie del estanque hay disturbios. Allí están las tormentas, deshechos, congelando y descongelando, por toda la superficie. Bajo la superficie del estanque hay una quietud relativa. Aquí es tranquilo y pacífico. Si es verdad que, como se ha dicho, tenemos cerca de 60.000 pensamientos separados y frecuentemente desconectados durante el día, entonces nuestra mente es como un estanque que tiene muchos disturbios por el agua picada. Pero bajo esa superficie de charla está la brecha donde podemos conocer a Dios y obtener el poder ilimitado de reconectarnos con la Fuente.

Meditar es una manera de aquietar nuestra caja de pensamientos y nadar por debajo de la superficie. Aquí es donde podemos estar en quietud y conocer a (no conocer sobre) Dios. Si tenemos cerca de 60.000 pensamientos todos los días, entonces en todas nuestras horas despiertos es poco probable que en algún momento tengamos la posibilidad de tener espacio en medio de nuestros pensamientos. ¿Cómo podríamos? Con un pensamiento que lleva al siguiente, estén racionalmente conectados o no, simplemente no hay tiempo ni lugar para adentrarnos en la brecha entre pensamientos. Mas es precisamente en esa brecha donde la magia y las posibilidades infinitas nos esperan”.

Dr. Wayne Dyer


 

El escrito me gustó tanto que al regresar a casa hice este video en un estanque. El movimiento de la luz representa los disturbios de la mente. Un pensamiento lleva a otro y luego a otro. En el fondo, calma total…

 

Siguiente artículo recomendado: Práctica de Meditación

Práctica de Meditación

Meditación básica en 10 pasos

1. Escoge un lugar: Elige un lugar silencioso y tranquilo. Trata de meditar en el mismo lugar todos los días. Haz todo lo que tengas que hacer para evitar distracciones e interrupciones, antes de empezar.

2. Decide la duración: Escoge cuánto tiempo vas a dedicarle a tu meditación. Se recomienda trabajar poco a poco hasta llegar a por lo menos 20 minutos diarios (idealmente más), pero inicialmente puedes empezar con 5 o 10 minutos. Decídelo y puedes programar una alarma (existen aplicaciones móviles que ayudan con esto, estas son mis recomendadas) para que te puedas relajar y no estés pendiente del reloj. Te recomiendo meditar a la misma hora todos los días.

3. Siéntate: puedes meditar de pie, caminando o acostado, pero yo recomiendo crear el hábito de hacerlo sentado, si puedes en el suelo sobre un cojín de meditación. Si no puedes, siéntate en una silla cómoda. Mantén la espalda recta, el mentón ligeramente inclinado hacia el cuello (sólo ligeramente), los brazos sobre las piernas con las palmas hacia arriba.

4. Comienza: cierra los ojos y relájate. Ten un momento de atención plena en donde llevas tu mente al presente y estas altamente consciente de ti y lo que te rodea.

5. Cambia tu vibración a un estado de serenidad: Recomiendo formar una ligera sonrisa en la comisura de tu boca (tipo Mona Lisa, muy pequeñita, no se trata de sonreir completamente). Esto inmediatamente cambia tus vibraciones a serenidad plácida. ¿lo notas?

6. Haz un escaneo por tu cuerpo para relajar cualquier parte que esté tensa. Luego, poco a poco empieza a soltar tus pensamientos.

7. Enfócate en respirar: El método del enfoque en la respiración funciona muy bien, no requiere otras herramientas, está disponible dondequiera que vayamos y le es muy útil a muchas personas. Por eso, para esta versión escojo recomendarte esta modalidad. Enfócate en cada detalle de tu respiración: por donde pasa el aire, la manera en la que tu abdomen (nótese que escribo abdomen, no diafragma) se llena de aire al inhalar y se desocupa al exhalar. Siente la frescura del aire al entrar por tu nariz y cómo se va calentando y poco a poco saliendo al exhalar. Imagina que pasa por todo tu cuerpo y te llena de oxígeno. Solamente respira y siente con detenimiento todo lo que sucede con el aire que respiras.

8. Dejar ir tus pensamientos: cuando llegue un pensamiento, obsérvalo, trata de no juzgarlo, entretenerte o involucrarte con éste, y poco a poco, déjalo ir. Lo más natural del proceso es que lleguen pensamientos nuevos, no pasa nada, es normal. Déjalos pasar con gentileza, gradualmente, con paciencia y en estado neutro. Simplemente no les des fuerza, no los alimentes. Obsérvalos y déjalos pasar.

Te recomiendo ver estas visualizaciones te pueden ayudar en este paso.

9. Disfruta la brecha entre pensamiento y pensamiento. Continúa el ciclo las veces que sea necesario.

10. Termina. Ding-dong, la campana o alarma suena. Abres los ojos para apagarla, haces lo que necesites para regresar a la realidad poco a poco y ¡eso es todo!


 

¿Escríbeme y cuéntame si tienes un tipo de meditación preferido y si te gustaría que lo publique aquí. O visita mi mi lista de apps favoritos para meditar, aquí.

 

Siguiente artículo recomendado: La Brecha

La Meditación

¿Qué es la meditación?

De manera muy resumida podemos decir que la meditación es una práctica para entrenar la mente y generar un estado de bienestar en quien la practica. Existe un amplio espectro de prácticas de meditación cuyo objetivo principal es aquietar la mente.

¿Qué puedo experimentar durante la meditación?

Durante la meditación, se pueden experimentar cosas diversas. Todos tenemos diferentes respuestas y hasta la misma persona puede tener diferentes experiencias en momentos distintos.

En general se percibe paz mental y cambio de vibraciones hacia la calma y la profundidad.

¿Cómo meditar?

Existen diferentes tipos de meditación. Si ya has experimentado con varios, probablemente ya encontraste la manera que funciona para ti. Si no, te recomiendo explorar diferentes modos de meditación hasta que encuentres uno (o la combinación de varios) que te guste.

En la sección “Práctica de Meditación” te muestro los 10 pasos que yo utilizo para meditar. En “Aplicaciones Recomendadas” te comparto mi lista de apps móviles que te pueden ayudar a explorar diferentes métodos.

¿Cómo saber si lo estoy haciendo bien?

Lo importante es no juzgar nuestra meditación. No pensar si se está haciendo bien o no (algo muy común que todos hacemos en algún momento). Simplemente regalarnos ese tiempo de silencio e introspección que puede tener tantos beneficios en nuestra vida.

Con frecuencia he escuchado decir al líder espiritual Deepak Chopra que lo “estás haciendo bien si le inviertes tiempo, eso es lo único que necesitas”.  Lo importante es hacerlo. Sin pensar mucho, sin planear mucho, sin darle tantas vueltas. Simplemente hazlo regularmente, diariamente. No te va a salir mal. ¿Qué es lo peor que puede pasar? Que te relajes y tengas unos minutos de calma en tu día. Nada mal, ¿no?

¿Cuál es el mejor tipo de meditación?

Existen muchas técnicas meditativas así que probablemente es difícil saber cuál es la mejor. Sin lugar a duda, el mejor tipo de meditación, la técnica que te va a dar mejores resultados, es aquella que te permita crear un hábito. En el momento que encuentres un tipo de meditación al que le puedas dedicar tiempo diariamente, habrás encontrado la mejor técnica. Inicialmente esto requiere que intentes diferentes técnicas. Lo puedes ver como una invitación para descubrir con curiosidad qué te gusta más.

¿Para qué meditar?

Existen muchas razones. Puedes ver las principales aquí.

Meditación & Deporte

Podemos ver la meditación como una práctica parecida al deporte, así:

  1. No se puede decir que existe un tipo (de deporte o de meditación) que sea absolutamente mejor que el resto. El mejor para ti es el que disfrutes y el que te lleve a dedicarle tiempo y crear hábito.
  2. Desarrollar destreza requiere práctica y constancia. No puedes convertirte en Neymar, Ronaldo o James Rodriguez (mi favorito) de un momento para otro, sin practicar, ¿verdad?
  3. La práctica es todo lo que se necesita. Por ejemplo, para correr lo único que necesitas es salir a correr, nada más. Puede que en algunas ocasiones busques corregir algunos de tus movimientos, pero en general, lo único que tienes que hacer es… ¡hacerlo!
  4. Al practicar, estás desarrollando habilidades que probablemente ni siquiera te propusiste desarrollar. Por ejemplo, cuando escoges practicar natación estás fortaleciendo los músculos abdomen (y muchos más) aún si tu propósito es solamente fortalecer tus brazos o tu corazón. Igualmente, la meditación desarrolla muchas habilidades sin que nos lo propongamos.
  5. La práctica constante modifica nuestro cuerpo. De igual manera que hacer muchas sentadillas tonifica y literalmente esculpe los músculos de nuestras piernas, la meditación modifica la forma física de nuestro cerebro (lee más sobre esto en este artículo sobre neuroplasticidad).
  6. Hasta hace algunos años, salir a trotar por la calle con el único objetivo de hacer ejercicio o tomarse 1 hora en la mitad del día de trabajo para hacer yoga se veía raro. Ahora es tan común en la mayoría de las grandes ciudades, que lo vemos muy normal. Creo que estamos llegando al mismo punto con la meditación. En empresas como Google y Facebook existen tanto gimnasios para ejercitar el cuerpo como salitas de meditación para ejercitar la mente, a cualquier hora del día.

 

Artículos recomendados: ¿Para qué meditar? y Práctica de Meditación.

Los 5 Principios

Al intentar resumir las herramientas prácticas que me han ayudado a mí en mi camino hacia la plenitud, encontré que todas empezaban por P y son las siguientes:

Pausa, Presente, Permitir, Perspectiva, Propósito

Screen Shot 2018-05-19 at 8.11.25 PM.png

Siguiente artículo recomendado: Pausa

PD: Podrás notar que como soy una profesional y profesora de marketing, no podía dejar la idea de las 5 Ps de lado, pues son parte crucial de cualquier plan estratégico. Igual pasa en nuestras vidas; estos elementos son necesarios para estar en plenitud 🙂.

PD2: Pronto escribiré sobre cada uno de los principios a profundidad.