Gratitud

Mucho se habla del poder de la gratitud. Se dice que puede ayudar a disminuir los efectos de la depresión y hasta a mejorar la salud. Una mañana lluviosa en la semana en la que se celebra el día de Acción de Gracias en Estados Unidos, decidí indagar un poco más sobre el “poder” de este sentimiento para entender mejor qué hay detrás de un “gracias”.

Alabar en voz alta

Las palabras ‘gratitud’, ‘grato’, ‘gracias’ vienen del latín gratia (honra o alabanza) que a su vez se relaciona con la raíz indoeuropea *gwere , que significa “alabar en voz alta”.  

En general, la gratitud es el sentimiento que experimentamos al recibir un favor o beneficio. La sentimos cuando apreciamos lo que recibimos y queremos expresar algo que ‘compense’ de alguna manera el valor recibido. Si lo pensamos, el primer paso para sentir gratitud es notar que se ha recibido algo, que se tiene algo o que se obtuvo algo de valor. Después de notarlo lo apreciamos, y por último expresamos gratitud.

Fulanito, mi amor…¿qué se dice?

A veces estos tres pasos suceden tan rápido que no nos damos cuenta, simplemente sentimos gratitud y ya. En muchísimas ocasiones decimos ‘gracias’ casi sin notarlo, de manera automática.

Probablemente a todos se nos enseñó la palabra mágica “gracias” como acto de cortesía o se nos corrigió tantas veces cuando no la usábamos, que tuvimos que aprender a decirla sí o sí. Seguramente recordamos con un poco de manía aquel “(agrega tu apodo con tono de mamá o papá)… mi amor, ¿qué se dice?” y nos obligamos a siempre dar las gracias. 

Nadie difiere con que dar las gracias sea algo bonito y demuestre buenos modales, pero por encima de esto, ¿qué se siente al profesar gratitud de manera consciente y más profunda? ¿existe alguna diferencia? ¿en qué nos beneficia?

¿Un superpoder? Sí, gracias.

De acuerdo con muchos estudios, la práctica de la gratitud si puede llegar a ser muy poderosa y transformadora a pesar de su simpleza. 

Las personas que demuestran gratitud de manera constate y activa — vamos a llamarlas ‘personas gratas’ — pueden notar y apreciar lo positivo en el mundo, observar su abundancia, y tienden a ver sus vidas y experiencias como ‘regalos’ por los cuales estar agradecidos. La gratitud es una actitud o una orientación en sus vidas de manera constante. La gratitud está presente en sus días frecuentemente. 

Yo creo que soy una de esas personas “gratas”. Nunca lo he visto como algo bueno o malo de mi personalidad, simplemente me empecé a dar cuenta de que me llegan pensamientos de gratitud constantemente a la mente, así como:

  • “Hmm, cómo me gusta esta sopa, siento mucho agradecimiento por el cocinero del restaurante por prepararla”
  • “Me siento afortunada de poder pagar este viaje de vacaciones tan maravilloso” 
  • “No me gustó que me el médico me hubiera hecho esperar antes de mi cita, pero esa media hora de espera me permitió terminar el libro que estaba leyendo, ¡gracias!”

A medida que me empecé a adentrar en el tema de mindfulness, lo empecé a notar más y más. Qué interesante. Y notaba que entre más atención le prestaba al sentimiento de gratitud, éste más crecía y entre más grande se hacía, mejor me sentía yo. Es decir, entre más consciente era de mi sentimiento de gratitud, más notaba la presencia de positivismo, plenitud y alegría en mi vida. El placer de vivir aumentaba de manera concreta, palpable, vívida, directa… ¡un superpoder!

Sabiendo esto, ahora cultivo la gratitud de manera proactiva y la considero un elemento primordial de la Plenitud. 

A pesar de notar de manera muy directa el efecto de la gratitud en mi vida a nivel emocional, quise averiguar un poco más sobre beneficios adicionales de la gratitud. 

Salud física: Se dice que las personas que practican gratitud con frecuencia tienden a experimentar menos dolores y se consideran más saludables que otras personas. ¿De verdad puede ser posible? Se me hacía un poco exagerado que un sentimiento específico pudiera tener un efecto directo en la salud. Sin embargo, muchos estudios lo validan. 

Este estudio de 2013 con 962 participantes presenta resultados sobre la conexión entre la gratitud y la salud física. Los resultados indican correlación positiva entre la gratitud y la salud mental, la tendencia hacia las actividades saludables y la voluntad de buscar ayuda cuando se tienen preocupaciones de salud. Todos estos aspectos contribuyen a una mejor salud física. También en cierto que una persona grata tiende a tener agradecimiento por su cuerpo, lo cual le ayuda a tomar mayor cuidado de éste. 

Salud mental. La gratitud reduce emociones tóxicas y negativas como el resentimiento, la frustración, la envidia y la rabia.  Existe evidencia, incluyendo un estudio del Journal of Research in Personality que muestra cómo la gratitud reduce la frecuencia y duración de los episodios de depresión. En realidad, tiene sentido: es muy raro poder sentir envidia o frustración y gratitud a la vez. Inténtalo por unos segundos y verás que no son emociones compatibles. 

Adicionalmente, la gratitud nos ayuda a aumentar el efecto de lo positivo que nos sucede en la vida. Cuando notamos que algo positivo está sucediendo, la gratitud nos lo ayuda a aumentar, magnificar o percibir con mayor fuerza. Es como si fuera una lupa poderosísima que, al ser colocada sobre algo positivo, nos lo aumenta de tamaño. ¡Eureka, otro superpoder!

“La gratitud es un segundo placer que prolonga un primer placer: es como un eco de alegría a la alegría sentida”                                                 —Citas de André Compte Sponville

Mejores interacciones sociales. De acuerdo con el investigador Robert Emmons, la gratitud también ayuda a relacionarse mejor con otras personas pues nos aumenta la compasión, generosidad, intención de servir y hasta nos puede hacer más sociables y disminuir la tendencia al aislamiento.  Otros estudios han encontrado que la gratitud aumenta el auto-estima, lo cual ayuda a reducir la comparación con los demás; en lugar de sentir envidia porque otros tengan cosas ‘mejores’, las personas gratas aprecian los logros de las otras personas y se sienten agradecidas con lo que ya tienen.

PRACTIQUEMOS: Gratitud como actitud

Creo firmemente que para poder ser felices y tener Plenitud en nuestras vidas debemos aumentar nuestros niveles de gratitud. Lo bueno es que todos tenemos la habilidad de cultivar gratitud. Veamos algunos ejemplos y ejercicios que nos pueden ayudar:

  • Meditación sobre la gratitud (20 minutos): 
Esta es una meditación 100% enfocada en la gratitud. 
  • Diario de gratitud. Puedes desarrollar una práctica en la que escribes sobre las cosas por las cuales sientes gratitud. Puedes incluir los regalos de la vida que recibes o todas las cosas que disfrutas de tu vida actual, tal y como es. No solamente puede ayudar a aumentar gratitud en un momento donde te sientas lleno y alegre, sino que también puede ayudar cuando no te sientas tan bien y lo leas en el futuro. 
  • Afirmaciones u oraciones. En muchas tradiciones religiosas y espirituales existen oraciones sobre la gratitud. Puedes usar una de ellas, o si no la tienes, crea una tuya personal. A mí me gusta una afirmación que aprendí en un retiro con Isha Judd en México y dice: “gracias al Amor por mi experiencia humana en su perfección”. La repito con frecuencia y entre más me adentro a su significado, más me ayuda. 
  • Usa tus sentidos. La grandeza de nuestra habilidad de ver, tocar, sentir, oler y oír es frecuentemente ignorada. Recordar todo lo que podemos hacer con nuestros sentidos (o lo difícil que sería perder uno de ellos) nos recuerda lo maravilloso y milagroso de tenerlos. Es un regalo que podemos apreciar sin mucho esfuerzo.
  • En lugar de… escoge gratitud. Este es un ejercicio muy útil cuando nos estamos quejando sobre algo en nuestras vidas, inspirado en un blog de Vanessa Loder. Puedes verle el lado positivo a tu situación, simplemente escogiendo gratitud.  Por ejemplo, cuando te das cuenta que hay una montaña de platos sucios en la cocina, nótalos y da las gracias por tener comida en casa.  Otros ejemplos: Doy gracias por…
    • Platos sucios = porque tengo comida en casa
    • Alarma muy temprano en la mañana = porque tengo un trabajo 
    • Niños gritando = porque están saludables
    • Vecinos ruidosos = porque tengo una casa cómoda donde vivir
    • Ropa sucia = porque tengo dinero para poder vestirme
    • Jefe gruñón = porque puedo practicar paciencia (bueno, quizás este se pasa un poquito y no es tan fácil de agradecer, pero entiendes la idea, ¿no?)
  • Escoge algo que te lo recuerde: Dado que es tan fácil que se nos olvide tener una pausa para expresar gratitud, puedes crear avisos o algo que veas con frecuencia y te lo recuerde. Puede ser un autoadhesivo en tu escritorio, un símbolo, una planta o hasta una persona que no te caiga muy bien y te ayude a recordar las cosas por las cuales estás agradecido. También puedes usar algún sonido u olor como elemento elegido. ¡Cualquier cosa funciona!

“No es la felicidad lo que nos hace sentir agradecidos. Es la gratitud lo que nos hace felices”                                 — David Steindl-Rast

Siguiente artículo recomendado: Neuroplasticidad

Propósito

Screen Shot 2018-09-29 at 11.17.49 AM

“Permite que tu entusiasmo sea tu brújula”

La verdad no sé bien dónde escuché esta frase por primera vez, pero me encanta.

Recuerdo los momentos en los que he tenido que tomar una decisión en el pasado. Esos momentos decisivos en nuestro camino que nos llenan de ansiedad: ¿Qué ruta elegir? ¿qué decisión tomar? ¿para qué vine al mundo? ¿cuál es mi misión?

Cuando tenía más o menos 16 años me preocupé mucho sobre mi carrera profesional. ¿Qué debería estudiar en la universidad? Economía, medicina, arquitectura, negocios… tantas opciones y qué difícil escoger. No tuve muchas personas que me guiaran en este proceso que, por simple que pareciera, me llenaba de ansiedad. También me sentía mal al preocuparme (me preocupaba mi preocupación, típico en mí) pues sabía que muchas personas no tenían la oportunidad de estudiar o elegir lo que querían hacer, y yo sí tenía esa opción.

Ojalá hubiera tenido a alguien que me dijera “utiliza tu alegría o tu entusiasmo como brújula”. Enfócate en aquello que te hace brillar los ojos de alegría y satisfacción. Escoge el camino que te llena de curiosidad y en el cual podrías pasar largas horas sin darte cuenta. Esa ruta, probablemente, te guíe hacia tu propósito.

Una pieza clave para vivir en plenitud es encontrar nuestro propósito de vida. Sin embargo, solamente pensar en ello puede resultar abrumador. ¿Por dónde empezar? ¿qué debo hacer para encontrar mi propósito? ¿qué pasa si soy muy joven y no tengo las herramientas necesarias? ¿qué pasa si ya me siento demasiado viejo para hacer cambios de vida? ¿existe UN sólo propósito? ¿qué pasa si nada me apasiona? La respuesta continúa siendo: utiliza tu alegría, tu entusiasmo o tu gozo como brújula.

¿Qué tiene que ver el entusiasmo con mi propósito? Poco a poco he encontrado que están muy relacionados pues nuestro ser profundo se expresa a través del gozo, el amor y el sentirse emocionado. Y nuestro ser profundo quiere que alcancemos nuestro propósito en esta experiencia humana, así que cuando te acercas a tu propósito, te sientes alegre y con sentido de realización. Esa es una gran señal de lo que tu alma quiere que realices. 

Mi papá un día me explicó el la etimología de la palabra ‘entusiasmo’:

El sustantivo entusiasmo procede del griego enthousiasmós, que viene a significar etimológicamente algo así como ‘rapto divino’ o ‘posesión divina’. En efecto, el sustantivo griego está formado sobre la preposición en (dentro) y el sustantivo theós (dios).

entusiasmo = en dios

El escritor Ainslie Macleod quien se especializa en ayudar a las personas a obtener claridad sobre su propósito, nos dice: “todas las vidas tienen un propósito, incluyendo la tuya. Tu propósito de vida no es un misterio; simplemente necesitas que se te recuerde de lo que tu alma escogió para esta vida antes de que nacieras”. En su libro La Instrucción Ainslie explica:  “¿cuál es tu propósito? La respuesta es simple: estás aquí para vivir la vida que tu alma tiene la intención de experimentar (…) hacer eso es clave para el despertar. Al llevar una vida que esté en armonía con los deseos de tu alma, tu camino en este plano se desarrollará en maneras que son compatibles con quien eres y el resultado será gozo verdadero”.

Según la revista Semana  en el artículo Las claves de la felicidad según Harvard, “hay evidencia científica muestra que tener una meta, un proyecto, un sueño que le dé sentido a la vida redunda en bienestar porque funciona como un motor interno que  sirve para sobrellevar los obstáculos. Estudios recientes han mostrado que las personas felices que no tienen un claro sentido de propósito cuentan con las mismas probabilidades de padecer problemas de salud que aquellos que enfrentan una adversidad crónica”.

¿Cómo encontrar mi propósito?

A continuación te comparto los pasos y las herramientas que me han sido útiles a mí para encontrar mi camino (aunque siento que aún no he terminado y seguiré usándolos).

1. Autoconocimiento. El primer paso es permitirnos conocernos a profundidad. Suena extraño que a veces no conozcamos tan bien a la persona con la que pasamos más tiempo: nosotros mismos. Aprender a conocernos es fundamental para los siguientes pasos. Permite darte permiso para conocerte más, poner atención a las respuestas que tiene tu mente, tu cuerpo y tu ser emocional con diferentes situaciones. Toma nota de lo que vas reconociendo en ti. Conoce de manera concreta y tangible qué te gusta, qué te disgusta, qué te llena de alegría, qué te enoja, qué te sale hacer de manera muy fácil, qué se te dificulta, cuáles son tus talentos, qué te da mucha curiosidad o qué te es indiferente.

2. Aceptación. El segundo paso para encontrar tu propósito es aceptar varias cosas:

a) A ti como ser físico, es decir, tu cuerpo, tus habilidades mentales, tu inteligencia, tus talentos y tus flaquezas.

b) Tu situación en mundo, incluyendo tu familia, tus recursos materiales, las leyes de tu país, las normas sociales que te rigen, etc.

c) Tus valores y principios. Ellos tienen una razón de ser y no deberían ser negociables.

d) Aceptar y abrirle campo a lo que pueda venir como tú propósito, que puede o no estar alineado en este instante con tu situación, tus normas, deseos de tu familia, etc.

3. Curiosidad. Hay dos tipos de curiosidad que valen la pena resaltar.

El primero es tener curiosidad continua sobre ti mismo, lo cual va muy de la mano con el #1, autoconocimiento. Emocionarte al descubrir algo nuevo sobre ti mismo. Tener un deseo constante de saber más sobre ti, sobre lo que te gusta, y sobre lo que quieres. Es una curiosidad amorosa, paciente y bondadosa.

El segundo tipo de curiosidad tiene que ver con las actividades o temas que te interesan. Préstale atención a lo que te genera curiosidad en el mundo. Hay tantos, tantos temas que podrían interesarte, pero seguro que hay algunos que te generan interés por encima de los otros. ¿Cuáles son?

Cierra los ojos y trata de recordar los temas que has buscado en Google en los últimos 6 meses sin que nadie te lo pidiera o sin razón particular. Esos temas que te llevan a comprar libros, revistas o descargar documentos en internet o buscar cursos constantemente.

¿Qué te generaba curiosidad cuando eras pequeño o pequeña? ¿qué te sigue generando intensa curiosidad?

4. Conocimiento. Dado que tu curiosidad te ha hecho buscar y querer aprender sobre ciertos temas en particular, hay altas probabilidades que hayas desarrollado habilidades y crecido tu conocimiento en esas áreas. Cómo resultado, es posible que otras personas acudan a ti para que les ayudes con esos temas o actividades.

Pregúntate: ¿en qué área me ven otras personas como experto? ¿en qué áreas he acumulado mucho conocimiento? Puede ser que tu propósito no esté ligado a tu área de conocimiento, pero es igual importante tener esto en cuenta.

5. Entusiasmo. Bueno, esta la veías venir, ¿no?
El diccionario define esta palabra como “Emoción intensa y placentera causada por algo que gusta mucho”. ¿A quién no le gustaría vivir en un estado de emoción intensa y placentera?

Para mí gozo es esa alegría profunda y simple que sientes al experimentar algo. Esa jovialidad, energía positiva y gusto que sentimos bajo ciertas circunstancias.

La única manera de saber lo que te trae gozo es experimentando con muchas cosas diferentes. ¿Cómo vas a saber que, por ejemplo, trabajar con cerámica te encanta, si nunca lo has intentado? ¿cómo darte cuenta de que tienes gran amor y pasión por los caballos si no pasas tiempo con ellos? Explora, intenta cosas nuevas, lánzate a descubrir nuevos temas y observa tu reacción con curiosidad. ¿Qué te genera alegría o jovialidad? ¿Qué actividad podrías pasar haciendo por mucho tiempo sin si quiera notar que las horas han pasado?

6. Misión. La historia de tu vida personal probablemente ha sembrado semillitas en ti sobre la manera en la que puedes servirle al mundo.

Por ejemplo, una mujer que vio a su madre sufrir abuso doméstico crece para convertirse en defensora de las mujeres y crear una fundación sin ánimo de lucro en contra del abuso doméstico. Un ingeniero que tiene un hijo sordo se enfoca en diseñar tecnologías para ayudar a personas con enfermedades auditivas. Un joven cuyo hermano mayor muere de cancer se convierte en oncólogo.

¿Qué parte de tu historia familiar o social ha tenido influencia en lo que considerarías tu misión?

7. Vocación. Imagina que eres parte de una tribu en una isla lejana y sin contacto con el resto del mundo (digamos que es un escenario como el de la película ‘Moana’). Solamente existen tareas básicas para sobrevivir y mantener a la tribu feliz y a salvo.

¿Cuál sería el rol que desempeñarías de manera natural en un ambiente así?

Me hice esta pregunta hace poco y me di cuenta que yo rápidamente me convertiría en profesora y también haría algo creativo como arte, artesanías o literatura. Este fue un mensaje clarísimo para mí que debo seguir explorando la docencia, escritura y el arte.

8. Vulnerabilidad. La investigadora y escritora Brené Brown ha investigado el tema de vulnerabilidad a profundidad (te recomiendo su libro Los Regalos de la Imperfección). Ella encontró que permitir que los demás te vean sin ningún tipo de máscaras es clave para vivir una vida con significado profundo, con valor y con propósito.

A veces esto significa ser valiente y lanzarse al ruedo sin tener todo planeado o sin que sea perfecto.

9. Seguir los mensajes del corazón vs. del ego.  Seguir los impulsos y las señales que vienen del ser divino y no aquellos que vienen del ego (ver sección “Profundicemos” abajo).

***

Creo que es importante diferenciar nuestro propósito de nuestro trabajo o actividad del día a día. No todas las personas pueden tener la fortuna de convertir su pasión en su trabajo. Sin embargo, es importante dedicarle tiempo y energía a nuestro propósito.

En mi caso, estoy muy contenta con mi trabajo en el área de negocios en Google. No obstante, siento un llamado muy fuerte para escribir este blog. No es parte de mi trabajo diario y no necesito que lo sea. Este es un proyecto de vida que quiero continuar independientemente de mi trabajo, por ahora. No sé a dónde me va a llevar, pero no importa, lo siento como mi propósito y por eso le dedicó tiempo y energía. No fue fácil empezarlo y tuve muchas dudas sobre mi capacidad de hacerlo, pero confieso que me apasiona, me gusta… ¡me recontra-encanta trabajar en este proyecto! Entonces, ¿qué importan los resultados? Lo hago por el simple hecho de que no puedo no hacerlo. Me llama, me atrae, me envuelve, me atrapa de la manera más alegre y satisfactoria del mundo. Así que, ¿por qué no hacer más de ello? Aquí me tendrán por largo rato 😉

Y a ti, ¿Qué te súper encanta, te apasiona, te llena de gusto, gozo y alegría? ¿Qué es eso que no puedes NO HACER? ¿Lo podrías mezclar con tu trabajo? Si no puedes por ahora o no quieres combinarlo con tu trabajo, ¿podrías dedicarle más tiempo y energía cada semana? ¿cada día?

Dedicarle tiempo y energía a aquello que nos trae gozo y satisfacción nos va a generar… más gozo y mayor satisfacción en nuestras vidas. Entonces, ¿qué estamos esperando?

Ikigai: La razón de ser

Ikigai (生き甲斐, pronunciado [ikiɡai]) es un concepto japonés que significa ‘razón de ser’.  El término está compuesto por dos palabras: iki (wikt:生き) que significa ‘vida, estar vivo, vitalidad’ y  kai (甲斐) que quiere decir ‘efecto, resultado, fruto, uso, beneficio’. Creo que podría parecerse al término francés raison d’etre que usamos comúnmente. 

“Tu propia auto-realización es el mayor servicio que le puedes ofrecer al mundo” – Ramana Maharshi

En la cultura de Okinawa, ikigai es considerada la ‘razón por la cual nos despertamos en la mañana’, la razón para disfrutar la vida. En esta charla TED, Dan Buettner explica que este concepto es una de las razones por las cuales las personas en esa zona tienen tan larga vida.

Yo personalmente creo que solamente vivir y ser es suficiente razón para despertar cada día, pero lo que si es cierto es que cuando alineamos nuestro día a día a nuestro propósito superior la dicha en nuestra vida si que aumenta considerablemente. Estamos en un espacio de mayor plenitud.

La siguiente imagen nos explica el concepto de ikigai. ¿Cuál es el tuyo?

A pesar de que ikigai parecería estar más enfocado en la parte laboral, nunca es tarde para alinear tus actividades diarias a tu propósito. Cada día puedes descubrir nuevos aspectos y tu propósito puede evolucionar a medida que tú evolucionas.

Screen Shot 2018-09-16 at 10.23.20 AM.png

“Nuestro llamado es donde nuestra alegría más profunda y el hambre del mundo se encuentran” 
Teólogo Frederick Buechner

 

Screen Shot 2018-05-20 at 12.47.10 AM.png

Ejercicio 1:

Algo que te puede ayudar a identificar tu propósito es escribir todas las noches las actividades, experiencias o temas que te generan alegría cada día. ¿Notas algún patrón?

¿Qué me generó alegría hoy?

¿Qué actividad estaba haciendo cuando me sentí realizado o lleno de satisfacción?”

¿En mi día a día qué me llena de ilusión?

Ejercicio 2:

Haz el diagrama de ikigai para tu vida. Responde a las siguientes preguntas:

¿Cuáles son mis talentos?

¿Cuáles son las actividades que amo hacer?

¿Por qué cosas me pagarían o me ven como experto?

¿Cuál es la necesidad del mundo en la que yo podría contribuir?

Basándote en tus respuestas, identifica: tu vocación, tu pasión, tu misión y tu profesión

Ejercicio 3:

Ainslie Macleod tiene un quiz (en inglés) que te permite entender más sobre lo que él denomina, tipo de alma. Puedes tomar el quiz aquí si esto es algo que te llama la atención.
Screen Shot 2018-05-20 at 12.46.35 AM.png

Cuando estoy en el proceso de encontrar mi propósito, cómo podría diferenciar entre el llamado del ego y el llamado del corazón/alma?

Mica Akullian, en su libro Healing Through Awakening explica: “La diferencia entre deseo del ego versus los deseos del corazón, se reducen a motivación. La motivación del corazón es permitir mayor libertad, felicidad, gozo, y conexión, mientras que la motivación del ego es tener más para si mismo, sobresalir, sentirse especial y separado de los demás (…) Para saber qué comportamiento está alineado con el Universo, es necesario estar conectado fuertemente con tus sentimientos y tú corazón, permitiendo recibir guía directamente del la Inteligencia Superior. Para lograrlo, el ego debe disolverse y la mente debe aquietarse. Una mente quieta te ayudará a sentir la diferencia energética entre escoger amor versus escoger miedo, y te ayudará a escoger la opción del amor (…) El corazón no está interesado en el objetivo o la meta, sino en el crecimiento y el aprendizaje que sucede a lo largo del camino”.

En este audio explico la diferencia entre los mensajes del corazón y los mensajes del ego:

MENSAJES DEL EGO VS. MENSAJES DE LA DIVINIDAD

 

 

Screen Shot 2018-09-17 at 8.53.55 AM.png

Para profundizar en el tema de Propósito:

The Instruction, Ainslie MacLeod (inglés)

Image result for the instruction

Morir para ser Yo, Anita Moorjani

Image result for morir para ser yo

Libro & Podcast “When to Jump” (inglés)

Picture

Pausa

 

Screen Shot 2018-05-20 at 1.24.05 AM.png 

PAUSA: El primer principio de la Plenitud.

La idea de tomarnos una pausa suena bien, ¿no? Estamos en un mundo que se mueve tan rápido y nos presenta tantos estímulos constantemente que la idea de parar suena que puede ser benéfica. Lo que no pensamos con tanta frecuencia es que una pausa, que puede ser tan corta como un nanosegundo o tan larga como meses, puede tener efectos muy profundos en nuestra vida.

Recientemente conocí a Rachel O’Meara quien también trabaja en Google en California y publicó un libro con el nombre “Pausa” (puedes leer más sobre el trabajo de Rachel aquí).  Según Rachel, “una pausa es un cambio intencional de comportamiento que te ayuda a llevar una vida más significativa y satisfactoria. Se puede ver como cualquier descanso, receso o tiempo utilizado de manera diferente de la usual. Cualquier persona puede hacer una pausa. No se trata de la cantidad de tiempo sino de la intención y de lo que se quiere obtener de ésta”.

A través del poder de hacer una pausa, podemos tener tiempo de entendernos mejor, evitar agotamiento y lograr crear una vida más significativa.

‘Estoy ocupadísimo’. ‘Estoy liada’. ‘Estoy con la agenda llena’.

No vinimos al mundo para llenar nuestros minutos de actividades, pero en nuestra vida actual a veces una simple pausa puede ser difícil de encontrar. En mi caso, usualmente estoy en reuniones de trabajo de 9am a 5pm a veces sin parar para comer, beber agua o ir al baño. A veces he tenido que enviarle un email al organizador de la reunión diciendo que tenía que llegar tarde a la reunión porque tenía que pasar al baño 5 minutos… y que si no iba en ese momento, iba a tener consecuencias “húmedas” en la sala de conferencias. Lo digo de manera graciosa, pero no lo es. No me gusta estar tan “ocupada” y el estarlo no está alineado con lo que quiero en mi día a día. Aún no he descubierto la manera de resolverlo 100% dados los requisitos de mi trabajo, pero he hecho cambios que me han ayudado.

Estar “ocupado,” que en algún momento fue símbolo de estatus social o qué tan exitoso eras profesionalmente, está pasado de moda.  Estar ocupado permanentemente no es cool, no te hace ver bien, no es algo digno de admirar. Estar ocupado es símbolo de ineficiencia al planear tu día y falta de amor propio y amor a lo que te rodea. Puff… llegar a esta conclusión me costó mucho, pero ahora lo veo con total claridad y seguramente si estás leyendo esto, tú también estarás de acuerdo.

Crecí pensando que “hacer” era muy importante y que era mi responsabilidad cumplir con el mayor número de obligaciones posible. Ahora entiendo que es una IRRESPONSABILIDAD llenar mi día de cosas para hacer sin encontrar pausas en mi vida que me ayuden en tener mayor bienestar, salud y tranquilidad.

La Fórmula:

Screen Shot 2018-05-20 at 12.07.16 AM.png


 

Veamos los tipos de pausa que podemos tomarnos para tener más Plenitud en nuestra vida:

Pausa por unos segundos:

El poder de tomarse unos segundos antes de responder o simplemente tomar una respiración profunda puede cambiar el curso de una situación. ¿Cuántas veces no hemos deseado habernos tomado una pausa antes de responderle a otra persona, antes de comprar algo, antes de enviar un email escrito impulsivamente o antes de haber tenido una reacción de la cual nos arrepentimos después? 

Cuando pequeña me encantaba ver un programa de televisión, creo que se llamaba ‘Fuera de Este Mundo’ (o algo así)  en la que la protagonista podía congelar el tiempo con el simple hecho de unir sus dos dedos índices… ¿lo recuerdas?

Screen Shot 2018-05-19 at 10.23.24 PM.png
La protagonista del programa de tele que congelaba el tiempo

La mayoría de mis amigos no lo recuerdan, pero a mí me encantaba. Me gustaba la idea de poder parar todo a mi alrededor y poder pensar bien y con calma la decisión que iba a tomar.  Tener tiempo para analizar con calma antes de responder puede ser muy poderoso, y nos puede evitar dolores de cabeza. Revisa la herramienta PaRARR abajo para saber cómo obtener el ‘super-poder’ de congelar el tiempo. 

Pausa de varios minutos:

Tómate por lo menos 10 minutos al día para ti. Lo puedes usar para hacer introspección, para ver cómo te sientes, para hacer un listado de las cosas por las cuales estás agradecido, o para no hacer nada. Practicar mindfulness o meditación también puede ayudarte a desconectarte de la vida cotidiana diariamente y conectarte contigo mismo.

¿Has oído hablar sobre el concepto “Il dolce far niente” en Italia? ¿Qué tal practicarlo por unos minutos todos los días?

Screen Shot 2018-05-19 at 10.25.21 PM.png

Pausa de varias horas:

Una pausa de varias horas puede ser:

  • Una caminata en la naturaleza
  • Salir a caminar por la ciudad sin rumbo ni destino
  • Estar en tu sofá, tomando té sin hacer nada más
  • Ir al parque y observar a las personas pasar o balancearte en el columpio

También puede incluir hacer tu hobby favorito, perdido en la actividad, sin objetivo directo más que la actividad misma, no por cumplir una tarea, sino como descanso para la mente o el cuerpo. Por ejemplo:

  • Tocar algún instrumento musical
  • Jardinería
  • Pintura o cerámica
  • Trabajo en madera
  • Limpiar algo
  • Ejercicio físico: correr, yoga, natación

Pausa de varios días:

La mejor manera de resumir una pausa de varios días es estar en vacaciones, los días sin  trabajo o semanas de receso de tus labores cotidianas.

Sin embargo, vacaciones puede significar cosas diferentes para cada persona. No es necesario estar en un trabajo “oficial” para poder tener días de descanso. Si tu labor principal es cuidar a tus hijos y hogar, es importante también tener días de descanso de esas labores. O si ya estás pensionado, también puedes explorar qué significa para ti tener días de pausa. Para algunas personas, tener una semana de pausa puede significar alejarse de su lugar de residencia para trabajar en un proyecto importante o dedicarle varios días sin interrupciones a sus seres queridos.

Pausas largas:

Otras personas (entre las que me incluyo) hemos necesitado varias semanas de alejarnos de la vida cotidiana para encontrarnos, sanar, desconectarnos o simplemente cambiar de perspectiva.

Yo tuve que tomarme una pausa de 5 meses después de una época difícil en mi vida. Un nivel altísimo de agotamiento en mi trabajo se juntó con situaciones personales difíciles y me llevaron a un estado en el que no podía pasar un día más en mi rutina. Cada día que pasaba lo único que quería era ‘desaparecer’ temporalmente para tener tiempo para mi, hacer introspección y entender todo lo que me estaba sucediendo. Así que me fui a darle la vuelta al mundo con una maleta, mis ahorros, y la intención fuertísima de entenderme, cuidarme y sanarme. En otro momento les cuento más sobre este viaje inolvidable. Este blog, es el resultado de todo lo que aprendí en esa gran aventura.


“Cuando pulsas el botón de pausa en una máquina, ésta se detiene. Cuando pulsas el botón de pausa en un humano, éste comienza”  — Thomas Friedman, Gracias por Llegar Tarde

 

 

Screen Shot 2018-05-20 at 12.47.10 AM.png

Explora:

  • ¿Qué significa una pausa para ti?
  • ¿Cuáles pausas en tu vida te han generado mayor satisfacción?
  • ¿En qué actividades puedes pasar mucho tiempo y terminas más feliz y lleno de energía que cuando empezaste?
  • ¿Cuándo fue la última vez que tomaste una pausa larga para ti? ¿qué significa “pausa larga” en tu vida?
  • ¿Cuántas pausas al día te tomas para no hacer nada? ¿para hacer introspección? ¿para planear o hacer cosas que te llenan de gozo?
  • ¿Has sentido la profundidad de conectarte con tu ser interior de manera intencional a través de una pausa?

Toma acción:

  • Agenda tus días de pausa y úsalos para descansar, recargarte o hacer lo que más te gusta.
  • Dedica tiempo para tomar una pausa para no hacer nada. Trata esas pausas como reuniones importantes.

Herramienta: PaRARR

En mi clase de Busca en Tu Interior aprendí una herramienta muy útil. Cada vez que entres en una situación difícil o que requiera de tu total atención para obtener el mejor resultado, piensa en la sigla PaRaRR:

Screen Shot 2018-05-20 at 12.25.03 AM.png

Parar: en el momento que notes el evento desencadenante, detente así sea por sólo unos segundos.

Respirar: una vez hayas hecho una pausa, toma respiraciones profundas, tantas como puedas (entre 1-5 será suficiente). La respiración profunda activa tu sistema neural parasimpático, permitiéndote tomar mejores decisiones.

Asimilar: Empieza a notar la reacción que tienes tú (¿qué sensaciones notas? ¿qué emociones estás experimentando? ¿qué pensamientos cruzan tu mente?) y las otras personas en la situación. Préstale atención también al contexto, a tu ambiente, al lugar donde te encuentras. ¿Qué está sucediendo?

Reflexionar: Antes de responder, trae a tu mente opciones, alternativas y evalúa lo que consideres mejor para ti y para la situación en ese momento.

Responder: Una vez hayas tomado una pausa y analizado tu respuesta, procede a tomar acción.

El beneficio de esta herramienta es que vas a tomar acción basándote en lo que será mejor para ti y para tu entorno, en lugar impulsos o emociones temporales.

Screen Shot 2018-05-20 at 12.46.35 AM.png

Llevando la idea de pausa a un nivel más elevado, vemos que la importancia de hacer una pausa radica en el poder conectarnos con nuestro ser interior o con el todo. En las cortas pausas entre pensamiento y pensamiento o entre respiración y respiración logramos experimentar calma mental, lo cual nos permite simplemente, ser.   Muchas personas la denominan la pausa sagrada: el momento en donde logramos desconectarnos del mundo, aquietar la mente, regresar nuestra conciencia al lugar donde solamente somos, en donde el amor lo es todo, en donde somos luz y parte del todo.

En esa pausa, en esa brecha, podemos encontrar muchísimo sobre nosotros mismos y nuestra verdadera esencia. Para aprender más sobre este tema, te recomiendo leer  el artículo LaBrecha.

La frase célebre del legado de Viktor Frankl nos enseña que: “Entre estímulo y respuesta hay un espacio. En ese espacio está nuestro poder para elegir nuestra respuesta. En nuestra respuesta radica nuestro crecimiento y nuestra libertad.”

 

 

Estrés y Ansiedad

Recuerdo cuando escuché por primera vez la palabra “estrés” a principios de los noventa. No sé bien cuándo tomó fuerza, pero en algún momento se convirtió en palabra diaria en nuestro léxico. Según la Real Academia, estrés es “la tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves.” En ciertos casos, el estrés puede convertirse en ansiedad, el “estado de agitación, inquietud o angustia que suele acompañar a muchas enfermedades, en particular a ciertas neurosis, y que no permite sosiego”.

Quise entender un poco más el concepto de la ansiedad y las formas rápidas para recuperarse de una situación de alto estrés. Aquí te muestro las técnicas que he encontrado y un análisis sobre el nivel de interés sobre los temas relacionados con la ansiedad utilizando datos de Google. Empecemos.

Screen Shot 2018-02-04 at 7.12.59 AM

Sección 1: Seis herramientas prácticas entre 15 segundos y 10 minutos para manejar el estrés o la ansiedad

Cuando notamos que estamos en un momento de estrés o ansiedad, podemos tomar una pausa para tratar de bajar el nivel. La idea es reactivar el sistema nervioso parasimpático que se encarga de la recuperación después de una actividad alta de ‘lucha o huida’ (ver más sobre lucha o huida). Estos pasos podrían ayudar en un momento específico, pero si los niveles de ansiedad son altos o ya se tiene un trastorno de ansiedad lo mejor es consultar a un médico.

Deseo que no los tengas que poner en práctica por alguna crisis difícil, pero si algún día estás en un momento de ansiedad y necesitas recuperarte, escoge una de estas sugerencias (no trates de hacerlas todas, sólo escoge una) y enfócate en aceptar la situación tal y como llega sin buscar métodos para reprimirla, se trata solamente de manejarla.

1) 10 segundos: Sonríe y respira profundamente una vez.

Probablemente suena muy difícil pensar en sonreir en un momento de crisis, pero si lo haces, junto una respiración profunda, le estás enviando un mensaje a tu cuerpo que todo está bien. Lleva una leve sonrisa a la comisura de tu boca (inspírate en La Mona Lisa) y desfrunce el ceño. Trae a tu mente algo agradable, no tiene que ser gracioso. Piensa en tu lugar de descanso favorito, tu mascota o un bebé cercano.


2) 15 segundos: Bosteza.

Asociamos el bostezo con un estado de aburrimiento o adormecimiento. Puede ayudar a relajarte. Enfócate en el sonido de tu exhalación larga y lenta. Dado que es contagioso, aquí te ayudo con un audio para que lo hagas tú también (igual te de risa pensar en hacer esto, lo cual también tendrá un efecto positivo).


3) 1 minuto: Distrae tu mente en algo que también te ayude a estabilizar la respiración.

Te recomiendo el video a continuación. Simplemente sincroniza tu respiración con esta animación. Empieza a inhalar desde la línea horizontal que se convierte en triángulo y continúa hasta tener la forma geométrica más grande. Pausa y luego empieza a exhalar hasta regresar a la línea horizontal. Vuelve a empezar.


4) 2-3 minutos: PaRARR

Screen Shot 2018-02-04 at 8.36.49 PM

Este es un método que aprendí en mi clase de ‘Busca en Tu Interior’. Sigue los siguientes pasos: 1) Paro, dejo de hacer lo que esté haciendo, no sigo el impulso del estrés. 2) Respiro varias veces, profundamente. 3) Atiendo, noto y llevo mi atención a todo lo que está pasando en mi interior y exterior. 4) Reflexiono, preguntándome qué me hizo llegar hasta este nivel de ansiedad, qué le puede estar pasando a las otras personas involucradas y analizo cómo quiero responder. 5) Respondo.


5) 5 minutos: Escaneo de tu cuerpo.

Puedes hacerlo por tu cuenta o escuchar esta grabación:


6) 5-10 minutos: Escucha música relajante.

Cierto tipo de ondas cerebrales están relacionadas con el descanso y la relajación, así que puedes valerte de música para informarle a tu cerebro que puede entrar en modo de descanso y tranquilidad.

  • Weightless (abajo) Según un estudio publicado en Forbes, la canción más relajante que existe se llama Weightless y “tiene más poder relajante que todas las otras investigadas en estudios, generando un 65% de reducción en la ansiedad” (artículo completo aquí). Se ha convertido en una de mis canciones favoritas.
  • Esta canción me calma muchísimo
  • Si tienes cuenta de Spotify te recomiendo mi lista llamada Universo

Otra herramienta:

  • Tapping: A muchas personas les ayuda utilizar la técnica de liberación emocional (EFT por sus siglas en inglés) que también se conoce comúnmente como “tapping”. Utiliza puntos de acupresión en diferentes partes del cuerpo. Jan Anguita lo explica en su blog “Cómo hacer una sesión de tapping correctamente”. Este es un video que también lo describe con claridad y aquí hay una demostración para el estrés y la ansiedad. Es recomendable entender y aprender este método con tiempo, de tal manera que lo puedas usar en un momento de ansiedad.

¿Tienes algún método que te haya ayudado durante un momento de alto nivel de estrés o ansiedad que quieras compartir? Escríbelo en los comentarios abajo.

No olvidemos que…”entre estímulo y respuesta hay un espacio. En ese espacio está nuestro poder para elegir nuestra respuesta. En nuestra respuesta radica nuestro crecimiento y nuestra libertad.”

-Viktor E. Frankl


Sección 2: Un vistazo a la ansiedad según búsquedas en Google

En varias ocasiones que he tenido curiosidad sobre algo que me sucede emocional o físicamente, he acudido a mi gran confidente: el motor de búsqueda de Google. Asumo que has hecho lo mismo en algún momento. Buscamos información y ayuda sobre cosas que nos suceden y temas sobre las cuales quizás no siempre queremos conversar con otras personas. La ansiedad podría ser uno de esos temas.

De acuerdo con Google Trends, la herramienta pública que presenta historial de búsquedas y tendencias de Google, el término “ansiedad” ha estado en aumento desde el 2005 hasta el presente, como podemos ver en el gráfico de abajo (también puedes verlo directamente en Google Trends, aquí).

Screen Shot 2018-02-03 at 8.47.38 AM
Gráfico 1

Adicionalmente, cada año se presenta un decrecimiento en el nivel de interés por el término ansiedad en el mes de diciembre y un aumento subsiguiente en enero (Gráfico 2). Mi teoría es que en diciembre estamos de vacaciones u ocupados con fiestas decembrinas, así que nos preocupamos menos por buscar información sobre este tema, pero no creo que la ansiedad disminuya (a veces planear vacaciones o tiempo con la familia puede generar estrés y ansiedad también). ¿Cuál sería tu teoría sobre este fenómeno que ocurre año a año, sin excepción?

Screen Shot 2018-02-03 at 8.53.57 AM.png
Gráfico 2

Estos datos nos muestran el crecimiento y la estacionalidad del término ‘ansiedad’, pero es difícil observar el nivel de interés por este tema sin un punto de comparación. Adicioné dos palabras en mi análisis, ‘tranquilidad’ (para contrastar ansiedad con un calificativo parecido en frecuencia de uso) y ‘lámpara’ (palabra aleatoria que usamos en la vida cotidiana, solamente como comparativo). Encontré que ‘ansiedad’ (línea azul en Gráfico 3) tiene un nivel de interés aproximadamente 10 veces más alto que ‘tranquilidad’ (línea roja) y muy parecido a ‘lámpara’.

Screen Shot 2018-02-03 at 1.40.37 PM
Gráfico 3

Quise ver más detalles sobre el tipo de información que buscamos las personas hispanoparlantes a nivel mundial sobre la ansiedad y encontré en Google Trends que estos son los 12 temas relacionados con ‘ansiedad`en orden de frecuencia (y eliminando temas repetitivos):

  1. la ansiedad
  2. síntomas de ansiedad
  3. depresión ansiedad
  4. trastorno de ansiedad
  5. que es ansiedad
  6. controlar la ansiedad
  7. ansiedad de comer
  8. ansiedad generalizada
  9. ansiedad y depresión
  10. ataque ansiedad
  11. tengo ansiedad
  12. crisis ansiedad

También podemos ver la lista de temas sobre la ansiedad ordenadas dependiendo del aumento de crecimiento en frecuencia (en otras palabras, qué tan rápido ha aumentado el interés por ese tema):

  1. calmar la ansiedad
  2. como calmar la ansiedad
  3. como quitar la ansiedad
  4. música ansiedad
  5. pastillas para la ansiedad
  6. ataque ansiedad
  7. sintomas ataques de pánico
  8. como superar la ansiedad
  9. ejercicios para la ansiedad
  10. remedios caseros ansiedad
  11. ansiedad generalizada
  12. flores de bach ansiedad

Por último, me interesé en ver los países con mayor número de búsquedas relacionadas con la ansiedad y esta fue la lista de 15 países que encontré, en orden:

Screen Shot 2018-02-03 at 4.36.40 PM

Screen Shot 2018-02-03 at 4.37.28 PM

Screen Shot 2018-02-03 at 4.37.35 PM

Screen Shot 2018-02-03 at 4.37.45 PM

En general, podemos ver que: el interés por el tema ‘ansiedad’ está en aumento y que buscamos información sobre lo que significa la ansiedad para nosotros, sus síntomas y cómo remediarla.

No me voy a adentrar más en detalles sobre la ansiedad o el estrés, pero aquí encontré algunos videos que los explican, en caso sean de tu interés:


REIRSE: Las razones para empezar una práctica de meditación diaria en el 2018

Enero, 2018

Un enero más que llega y con éste muchos propósitos para el nuevo año. Muy probablemente en tu lista de objetivos se encuentra la idea de llevar una vida más saludable y, dentro de esta categoría, tal vez hayas incluido algo sobre meditación o atención plena (también conocido como mindfulness). De ser así, no eres la única persona con este propósito en mente. Según un estudio realizado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos en los Estados Unidos estima que más de 18 millones de personas o el 8% de la población estadounidense, usó la práctica de meditación en el 2012. Si llevamos este porcentaje a cifras mundiales y tenemos en cuenta el crecimiento de los últimos años estamos hablando de cientos de millones de personas que planean meditar en el 2018.

Fuera del hecho de que está muy de moda, ¿cuáles son las razones para que tantos de nosotros escojamos adoptar esta actividad en nuestras vidas? Después de conversar con muchas personas, asistir a varios retiros y estudiar prácticas contemplativas para mi propio crecimiento, encontré que la mayoría de personas escoge meditar para “REIRSE”: Relajación, Enfoque, Interiorización, Reconexión, Sanación y Elevación.

Las razones principales que eligen las personas para empezar a meditar.

  • Relajación: Encontrar un espacio para permitir que nuestro cuerpo descanse. Llegar a un punto de calma, equilibrio y tranquilidad en nuestra mente. Reducir estrés.
  • Enfoque: Entrenar nuestra mente para llegar a estados más sostenibles de enfoque, atención, ecuanimidad y concentración. Enfocarse en el momento presente. Aumentar la creatividad e innovación.
  • Interiorización: Asimilar con mayor profundidad los aprendizajes que la vida nos presenta aumentando la aceptación, autorregulación y el conocimiento propio.  
  • Reconexión: Incrementar la conexión con nuestro ser interior. Reconocer nuestra esencia como parte de una Unidad.  Desarrollar conexiones más profundas con los demás. Aumentar compasión, amor propio y amor hacia los demás.   
  • Sanación: Mejorar la salud física. Reducir ansiedad y depresión. Superar situaciones difíciles y problemas emocionales. Aumentar la energía y vitalidad.  
  • Elevación: Crecer espiritualmente. Mantener una práctica para ser mejores seres humanos. Encontrar un propósito superior. Trascender.

La meditación puede tener efectos adicionales en nuestra mente y cuerpo, lo busquemos o no.

He notado que aún cuando las personas escogen una de estas razones para comenzar a meditar, eventualmente pueden modificar o aumentar el número de razones que las lleva a continuar su práctica. Adicionalmente, con una rutina constante de meditación se pueden generar cambios positivos a largo plazo, bien sea que se busquen o no. ‘Rasgos Alterados’, el último libro de los investigadores Daniel Goleman y Richard Davidson publicado en 2017, presenta decenas de estudios que evidencian científicamente efectos de la meditación que van más allá de estados superficiales de bienestar. Según los autores, una práctica constante de meditación puede generar cambios positivos y duraderos de comportamiento y hasta modificaciones en la estructura cerebral del practicante con resultados benéficos en muchos ámbitos.

Por ejemplo, investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles detectaron un volumen de materia gris y del hipocampo derecho significativamente mayor en personas que habían practicado la meditación por varios años comparado con personas que no la practicaban, utilizando resonancia magnética. Las zonas cerebrales que fueron encontradas presentando una mayor masa están relacionadas con regulación emocional y control de respuesta, lo cual puede constatar la habilidad de cultivar emociones positivas y mantener estabilidad emocional y ecuanimidad en las personas que meditan.

Otros estudios han también demostrado el efecto positivo de la meditación el sistema inmune, la reducción de la acción de la amígdala cerebral, el manejo del dolor y hasta el sistema circulatorio. Una investigación hecha por el American Journal of Hypertension con 298 estudiantes de universidad seleccionados aleatoriamente presentó evidencia sobre la manera en la que la meditación puede ayudar a disminuir la presión sanguínea. Los estudiantes fueron divididos en dos grupos, uno de ellos haciéndolos participar en meditación transcendental. “A los tres meses, de los 207 estudiantes que siguieron en el estudio, los que meditaban presentaron una disminución leve de la presión, mostraron una reducción significativa de las alteraciones del estado anímico, de la ansiedad, la depresión, el enojo y la hostilidad, como así también más capacidad para sobrellevarlos que al inicio de la investigación y que el grupo de control”.

La meditación te puede ayudar a obtener tus demás propósitos para el nuevo año.

También se ha comprobado que meditar ayuda a aumentar nuestra fuerza de voluntad. A través de una práctica constante de entrenar nuestra mente para volver al presente y silenciarse, vamos creando mayor control sobre nuestros pensamientos y acciones. De esta forma practicamos la disciplina, el autocontrol, el enfoque y la fuerza de voluntad. Esto significa que en nuestro día a día podremos obtener otros objetivos y mantener nuestros hábitos con mayor facilidad.

Así es que tener la práctica de meditación en tu lista de propósitos para el 2018 no solamente puede ayudarte a llevar una vida más sana, sino que también poco a poco modificará partes de ti y de tu cerebro de manera benéfica y también te ayudará a obtener las demás metas que tengas para este año que empieza. Para comenzar, te sugiero utilizar una aplicación móvil que tenga meditaciones guiadas (aquí puedes ver una lista de aplicaciones recomendadas).

Mucha suerte y ¡que el 2018 sea un año para REIRSE y meditar!

 

 

¿Para qué meditar?

Esa es la gran pregunta. Con todo lo que tenemos que hacer en nuestros días y lo difícil que nos resulta priorizar actividades importantes, ¿para qué dedicarle tiempo a meditar?

Razones para meditar

Todos tenemos objetivos diferentes al empezar a meditar así que intenté resumir las razones principales que he notado en las personas que conozco. Las voy a consolidar bajo 6 grupos: Relajación, Equilibrio, Interiorización, Reconexión, Sanación y Elevación. No todas las personas buscan cada uno de estos objetivos y no todos llegamos a obtenerlos en su totalidad. Depende de cada persona y cada situación. Todas estas razones son perfectamente válidas y ninguna es mejor que otra.

REIRSE

No pude evitar notar que las primeras letras de los 6 grupos forman la palabra REIRSE — la razón para meditar es… ¡reírse! 😉

RelajaciónEncontrar un espacio para permitir que nuestro cuerpo descanse. Llegar a un punto de calma, equilibrio y tranquilidad en nuestra mente. Reducir estrés.

Enfoque: Entrenar nuestra mente para llegar a estados más sostenibles de enfoque, atención, calma, ecuanimidad y concentración. Enfoque en el momento presente. Aumentar la creatividad e innovación.

Interiorización: Asimilar con mayor profundidad los aprendizajes que la vida nos presenta aumentando la aceptación, autorregulación y el conocimiento propio.  

ReconexiónIncrementar la conexión con nuestro ser interior. Reconocer nuestra esencia como parte de una Unidad.  Desarrollar conexiones más profundas con los demás. Aumentar compasión, amor propio y amor hacia los demás.   

Sanación: Mejorar salud física. Reducir ansiedad, depresión. Superar situaciones difíciles, problemas emocionales. Aumentar energía y vitalidad.  

ElevaciónCrecer espiritualmente. Mantener una práctica para ser mejor ser humano. Encontrar nuestro propósito superior. Trascender.

 

Screen Shot 2017-11-24 at 4.20.56 PM.png

No importa la razón que tengas para empezar a meditar. Puedes meditar solamente para relajarte o puedes practicar para crecer espiritualmente. Independientemente, estarás haciendo algo positivo para ti y para tu entorno.

La meditación puede tener efectos adicionales en nuestra mente y cuerpo, lo busquemos o no.

He notado que aún cuando las personas escogen una de estas razones para comenzar a meditar, eventualmente pueden modificar o aumentar el número de razones que las lleva a continuar su práctica. Adicionalmente, con una rutina constante de meditación se pueden generar cambios positivos a largo plazo, bien sea que se busquen o no. ‘Rasgos Alterados’, el último libro de los investigadores Daniel Goleman y Richard Davidson publicado en 2017, presenta decenas de estudios que evidencian científicamente efectos de la meditación que van más allá de estados superficiales de bienestar. Según los autores, una práctica constante de meditación puede generar cambios positivos y duraderos de comportamiento y hasta modificaciones en la estructura cerebral del practicante con resultados benéficos en muchos ámbitos.

Por ejemplo, investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles detectaron un volumen de materia gris y del hipocampo derecho del cerebro significativamente mayor en personas que habían practicado la meditación por varios años comparado con personas que no la practicaban, utilizando resonancia magnética. Las zonas cerebrales que fueron encontradas presentando una mayor masa están relacionadas con regulación emocional y control de respuesta, lo cual puede constatar la habilidad de cultivar emociones positivas y mantener estabilidad emocional y ecuanimidad en las personas que meditan.

Otros estudios han también demostrado el efecto positivo de la meditación el sistema inmune, la reducción de la acción de la amígdala cerebral, el manejo del dolor y hasta el sistema circulatorio. Una investigación hecha por el American Journal of Hypertension con 298 estudiantes de universidad seleccionados aleatoriamente presentó evidencia sobre la manera en la que la meditación puede ayudar a disminuir la presión sanguínea. Los estudiantes fueron divididos en dos grupos, uno de ellos haciéndolos participar en meditación transcendental. “A los tres meses, de los 207 estudiantes que siguieron en el estudio, los que meditaban presentaron una disminución leve de la presión, mostraron una reducción significativa de las alteraciones del estado anímico, de la ansiedad, la depresión, el enojo y la hostilidad, como así también más capacidad para sobrellevarlos que al inicio de la investigación y que el grupo de control”.

La meditación te puede ayudar a obtener tus demás objetivos.

También se ha comprobado que meditar ayuda a aumentar nuestra fuerza de voluntad. A través de una práctica constante de entrenar nuestra mente para volver al presente y silenciarse, vamos creando mayor control sobre nuestros pensamientos y acciones. De esta forma practicamos la disciplina, el autocontrol, el enfoque y la fuerza de voluntad. Esto significa que en nuestro día a día podremos obtener otros objetivos y mantener nuestros hábitos con mayor facilidad.

Así es que tener la práctica de meditación en tu lista de propósitos no solamente puede ayudarte a llevar una vida más sana, sino que también poco a poco modificará partes de ti y de tu cerebro de manera benéfica y también te ayudará a obtener las demás metas que tengas. Para comenzar, te sugiero utilizar una aplicación móvil que tenga meditaciones guiadas (aquí puedes ver una lista de aplicaciones recomendadas).

 


¿Qué opinas?

Comparte tus razones principales para meditar, votando aquí. Una vez hayas votado, podrás ver los resultados de todos los otros participantes.

 

Neuroplasticidad

Tenemos muy claro que nuestro cuerpo cambia constantemente y que hay mucho que podemos hacer, o dejar de hacer, para modificarlo. Por ejemplo, sabemos que si fumamos estaremos afectando nuestros pulmones, si nadamos estaremos fortaleciendo nuestro corazón, si comemos demasiado subiremos de peso, si estamos mucho tiempo bajo el sol nos podrán salir manchas en la piel, etc. Pero hasta hace pocos años no teníamos nada claro que también podemos modificar nuestro cerebro.

La neuroplasticidad se refiere exactamente a eso: la capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar como resultado de la conducta y la experiencia.

No sé si ya habías oído hablar sobre esta capacidad, pero para mi fue una gran sorpresa cuando empecé a estudiarla hace algunos años.  Siempre supuse que el cerebro en los adultos era inmutable. En las últimas décadas se han comenzaron a estudiar casos de neuroplasticidad en diferentes situaciones, demostrando que el cerebro es mucho más maleable de lo que se creía.  A continuación vemos dos ejemplos concretos:

  • Taxistas en Londres.  Un estudio analizó el cerebro de taxistas en la capital inglesa y encontró que ellos habían desarrollado mayor materia gris en el hipocampo posterior que personas de la misma edad, educación e inteligencia, pero que no conducían taxis. El hipocampo juega un rol importante en la consolidación de información, memoria y funciones que permiten la navegación. Para conductores de taxi, la necesidad del día a día para navegar una ciudad con tantos nombres de calles hizo que sus cerebros evolucionaran y se adaptaran físicamente.

 

  • Pérdida auditiva. Según una investigación realizada por la Universidad de Colorado, Estados Unidos, el cerebro de personas con deficiencia auditiva puede reorganizarse para ayudarlas a ver mejor.

Screen Shot 2017-11-24 at 2.59.34 PM
Adultos con pérdida auditiva (derecha) muestran reorganización cerebral en la que porciones del cerebro encargadas de funciones auditivas son reutilizadas para procesos visuales. Este cambio no se logra ver en adultos de la misma edad con función auditiva normal (izquierda)

 

De esta manera, podemos ver que el cerebro se puede modificar radicalmente en su forma física como respuesta a experiencias repetidas. Eventualmente, las conexiones que no se practican se debilitan, y las conexiones que se repiten se vuelven más fuertes.

Una de las áreas que ha sido estudiada recientemente es el impacto de prácticas contemplativas como la meditación y la atención plena en la estructura cerebral.  A través de prácticas mentales podemos fortalecer áreas que incluyen la atención, el enfoque, auto-regulación, conciencia y muchas más. Gracias a los estudios en neuroplasticidad se han podido estudiar los cambios generados por la meditación y la atención plena en el cerebro.

Me encanta saber que podemos, proactivamente, modificar nuestro propio cerebro y nuestros comportamientos a través de la práctica. Me gusta saber que tenemos control sobre nuestro ser y podemos cambiar los aspectos que no nos benefician. Esto puede tener un efecto muy profundo en nuestro día a día. Podemos elegir canalizar nuestros pensamientos, comportamientos y energía en prácticas que nos ayuden a modificar nuestro sistema nervioso para aumentar nuestro bienestar y felicidad. Podemos cultivar nuestra plenitud.

Screen Shot 2017-11-24 at 2.49.21 PM.png