Presente

Este es otro de los principios que construyen la Plenitud (puedes aprender sobre las demás aquí)

Alguien muy sabio le puso “presente” a la palabra que denota el momento actual. Se le llama presente porque es el mejor regalo, obsequio o ‘presente’ que recibimos continuamente.

Pero, ¿por qué es tan poderoso?, ¿por qué se habla tanto de la importancia del momento presente? y ¿cuál es la obsesión de tantos con esto del poder del ahora?

Algunas personas que conozco son felices reviviendo el pasado, recordando y hablando sobre lo que les sucedió. A mí no me gusta tanto. El pasado se va muy rápido y la verdad es que se me olvida con facilidad. Los momentos lindos del pasado se escapan de mi mente rápidamente y trato de bloquear los momentos que no me gustan para no tener que revivirlos. Sí, mejor dejarlos bien escondiditos en algún lugar difícil de llegar en la masa cerebral.

A mí en lo personal me gusta más el futuro. Me llena de ilusión y emoción. Es como cuando uno ve una película y no sabe qué va a pasar. Me gusta imaginar diferentes versiones de lo que ocurrirá, visualizar lo que quiero que suceda, y sí, acepto que también me preocupo con frecuencia sobre los resultados posibles que no quiero que pasen. Me gusta mucho planear, ya sea un viaje, o un proyecto o mi futuro, porque así siento que todo saldrá bien, que está bajo mi control. Mi personalidad me pide constantemente pensar en el futuro.

Se podría decir que soy una futurista en rehabilitación. Esto me ha llevado a buscar la manera de entender más claramente por qué es que tantas personas hablan de la importancia del momento presente, con ejemplos claros o evidencia científica, y quiero compartir aquí el resultado de mi investigación.

Nuestra mente divaga por naturaleza.

Nuestras mentes divagan. Es lo que hacen constantemente. Es muy interesante invertir un poco de tiempo en observar lo que hace la mente aún en un muy corto tiempo. Pasa de un pensamiento a otro con una velocidad impresionante, y tiene gran imaginación. Es a lo que se dedica.

Este estudio de Matthew Killingsworth y Daniel Gilbert publicado en el Harvard Gazette encontró que la mente de las personas divaga cerca del 47% del tiempo. Cuando una mente divaga significa que lo que estamos haciendo y lo que estamos pensando son cosas diferentes. Por ejemplo, si cuando estamos desayunando (lo que hacemos) estamos pensando en lo que tendremos que comprar para la cena del próximo miércoles, nuestra mente no está en el presente y está divagando. La cifra de 47% me pareció sorprendente: lo que significa es que casi la mitad de nuestras vidas nos estamos enfocando en algo imaginario y desconectado de nuestra realidad. Al mismo tiempo, creo que puede ser hasta una cifra conservadora para ciertas personas cuya mente probablemente divaga mucho más tiempo.

Usualmente, una mente errante se está enfocando o en el pasado o en el futuro, lo cual inevitablemente nos genera emociones. Algunos ejemplos incluyen:

  • Algo de nuestro pasado que nos gustó mucho y que ya no tenemos en nuestra vida (nostalgia)
  • Algo de nuestro pasado que no nos gustó y que no queremos que se repita o deseamos que hubiera sido diferente (arrepentimiento, miedo, vergüenza)
  • Algo de nuestro pasado que alguien más hizo y no nos gustó o nos hizo daño (resentimiento, odio, rabia, deseo de venganza)
  • Algo que nos gustaría tener en el futuro (sentimiento de carencia actual)
  • Algo que queremos que pase en el futuro (imaginación, anhelo)
  • Algo que no queremos que pase en el futuro (miedo, preocupación)

¿Con qué frecuencia lo notas en tu vida? Piensa en el momento en el que te cepillaste los dientes hoy. ¿Estuviste presente enfocándote en lo que se sentía el proceso de cepillarte los dientes mientras lo hacías? Probablemente no. Es muy común y bastante natural que la mente divague particularmente cuando estamos haciendo actividades rutinarias. Sin embargo, cuando nuestra mente divaga, no está en el presente.

Una mente que divaga es una mente infeliz.

Muchas tradiciones, libros de auto-ayuda y hasta fotos de Instagram nos invitan a estar en el momento presente, sugiriendo que es el estado perfecto para ser felices. Pero… ¿es verdad? ¿Qué tiene de malo lo que pasa o no en la mente con respecto al tiempo? ¿Qué tiene que ver con la felicidad?

Aquello que las personas piensan puede predecir mayormente su felicidad, por encima de lo que están haciendo.

Que nuestra mente divague es algo muy común y normal. Entonces, ¿cuál es la relación entre no estar en el presente y la felicidad? Ese mismo estudio de Killingsworth realizado con 2.250 adultos presenta que “las personas son menos felices cuando su mente divaga que cuando no, sin importar la actividad que estén realizando”. A pesar de que se conoce que los estados de ánimo negativos hacen que la mente divague (tratamos de distraernos cuando no nos gusta lo que nos está sucediendo), este análisis indicó que “la mente que divaga fue la causa, y no solamente la consecuencia del estado de infelicidad”. Aún más, el estudio explica que “aquello que las personas piensan puede predecir mayormente su felicidad, por encima de lo que están haciendo”.

frase: las personas son menos felices cuando la mente divaga.
Estudio de Matthew Killingsworth y Daniel Gilbert

La conclusión que nos presenta este estudio (y muchos otros) es que lo que se está pensando puede tener mayor poder sobre nuestra felicidad (o sufrimiento) que lo que estamos haciendo o la situación en la que nos encontremos. Lo que pensamos puede tener mayor influencia que nuestra realidad.  Esto, es crítico porque si la actividad mental influye más sobre nuestra felicidad, y si nosotros mismos podemos tener influencia sobre nuestra mente, entonces ¡tenemos más control sobre nuestra felicidad (o nivel de sufrimiento) de lo que usualmente creemos!

El único momento que existe, es este.

“No hay pasado y no hay futuro. El tiempo puede ser engañoso. Todo lo que siempre es, está en el presente. Podremos aprender experiencias del pasado, pero no lo podremos revivir; y podremos tener esperanza sobre el futuro, pero no sabremos si siquiera habrá un futuro”

George Harrison (The Beatles)

No podemos controlar el pasado, ya no existe. Ya se fue. Como dice Daddy Yankee, lo que pasó pasó. Podemos y debemos aprender de las lecciones que nos trajeron las experiencias pasadas, pero debemos dejarlo ir y aceptar lo que nos trajo a donde estamos ahora.

Tampoco podemos controlar el futuro, aún no existe. No está en nuestro control. Como dicen los Beatles, Let It Be, Déjalo Ser. Podemos actuar en el presente tomando decisiones y acciones que beneficien nuestro futuro, pero no tenemos certeza sobre lo que va a pasar ni control total de ello. Es un campo de infinitas posibilidades.

El presente es el único momento que realmente importa. Ya. Ahora. Y ahorita. Ok, ese momento ya se fue. Ahora este. Sí, este mismo.

Usa esta visualización de 8 segundos para enfocarte en cada momento presente.

Muchos de ustedes podrán estar pensando lo que también dice mi mente futurohólica en protesta: pero si no planeo para el futuro, todo me saldrá mal. Es crítico planear, visualizar, tener ambiciones y trabajar por un futuro mejor. De no ser así, todo va a salir mal, ¿no?

Así es, no cabe duda de que es importante tomar decisiones sabias AHORA para no tener un futuro desventurado. Pero las decisiones y las acciones las tomamos ahora. Y la verdad que probablemente no queramos oír es que aún si hacemos todo lo “correcto” hoy, el futuro puede salir completamente diferente (mejor o peor de lo que imaginamos). Los accidentes, los desastres naturales, las acciones de otras personas nos pueden afectar sin importar cuánto podamos estar evitando o deseando un resultado diferente. Es decir que todo lo que podemos controlar es lo que hacemos en el momento presente.

El autor Myrko Thum dice “el momento presente es el punto entre pasado y futuro. Siempre está aquí y es el único punto al que podemos tener acceso en el tiempo. Todo lo que pasa, pasa en el presente. Todo lo que pasó en algún momento y todo lo que pasará solamente podrá ocurrir en el momento presente. Es imposible que algo exista fuera del presente”.

Otras personas que tienen a preferir recordar y darle vueltas al pasado en sus mentes, quizás tengan dificultad dejando ir los eventos que ya sucedieron. No se trata de abandonarlos del todo, lo importante es la intención y la manera en la que veamos el pasado. Andy Puddicombe de Headspace dice:

“Estar en el presente no significa estar separado del pasado o del futuro. Por ejemplo, podemos estar en el presente cuando reflexionamos conscientemente sobre eventos del pasado, o cuando planeamos conscientemente para el futuro (lo cual es diferente de estar atrapados, distraídos o abrumados con pensamientos del pasado o del futuro)”

frase de Andy Puddicombe

¿Cómo podemos estar más en el presente?

Estar en el aquí y ahora significa que estamos atentos sobre lo que está sucediendo en este instante. No estamos distraídos rumiando sobre el pasado o preocupados sobre el futuro, sino centrados en el presente. Toda nuestra atención está en el aquí y ahora. 

Estas son algunas sugerencias que pueden ayudar a estar más en el presente:

Proactivamente guía tu mente hacia el presente.

  • Piensa en el pasado con algún propósito y en pequeñas cantidades. Por ejemplo si quieres aprender sobre algo que salió o no salió bien, puedes escoger regresar al pasado para revivirlo y tomar nota de la lección.
  • De la misma manera, piensa en el futuro de manera dosificada y asegúrate de enfocarte en éste de manera sana y con bajos niveles de ansiedad o preocupación. Solamente lo suficiente para preparar lo que necesitas realmente.
  • Trata de estar en el presente la mayor parte del tiempo.
  • Practica “saborear” los momentos de manera proactiva: experimenta estar en el presente de manera completa, saboreando el instante como cuando comes el primer bocado de un helado delicioso.

Enfoque en la respiración.

Cuando te encuentres con muchas distracciones o actividad mental, toma varias respiraciones, solamente enfocándote en ellas. Es decir, visualiza la manera en la que el aire entra y sale de ti, observa lo que se siente inhalar y lo que percibes al exhalar. También puedes repetir mental mente mientras respiras: “Estoy inhalando” (mientras inhalas). “Estoy exhalando” (mientras exhalas). “Estoy aquí, este es el ahora” (en la pausa entre inhalación y exhalación).

No es fácil inicialmente, pero puedes crear un hábito con la práctica. El ejercicio principal es *notar*. Darte cuenta de dónde está tu mente y con suavidad regresarla al presente, las veces que sea necesario.

“Me puedo sentir culpable sobre el pasado o temeroso sobre el futuro, pero sólo en el presente puedo actuar. La habilidad de estar en el momento presente es un componente principal del bienestar mental”.

–Abraham Maslow

Ejercicio físico:

Tu cuerpo reside en el presente, así que realizar actividades como yoga o natación (entre muchas otras) pueden ayudarte a enfocarte en el presente. Es muy difícil distraerse cuando estás tratando de balancearte en una postura difícil de yoga, pues ésta requiere de toda tu atención. ¡Lo cual es una excelente práctica!

Meditación

Al meditar, buscamos estar en el momento presente. Puedes leer más en los artículos de Plenitud.net sobre Mindfulness (Atención Plena) o sobre Meditación. También puedes probar las siguientes meditaciones de Plenitud (o cualquier otra que te guste):

  1. Regresando al presente
  2. Escaneo corporal
  3. Práctica del presente
  4. Caminata con atención plena
nota profundamente que el momento presente es todo lo que siempre tienes. Haz del ahora el enfoque principal de tu vida. Eckhart Tolle

Escribe lo que percibes en el presente:

  • Toma una hoja de papel o cuaderno y empieza a escribir lo que sientes en *este* momento. ¿Qué notas al enfocarte en tu momento presente?
  • Sensaciones corporales (cosquilleo, dolor, tensión, etc.)
  • Percepciones sensoriales (lo que hueles, oyes, lo que sientes alrededor tuyo)
  • Emociones (nota dónde las sientes y qué tipo de emociones son)
  • Impulsos (¿qué antojos o deseos tienes? ¿puedes simplemente observarlos sin darles fuerza?)
  • Simplemente escribe, sin juzgar o analizar lo que te esté sucediendo.

Al final, todos buscamos salir del sufrimiento y estar en el presente es el atajo más corto para ello.

Libro recomendado sobre el Presente:

El Poder del Ahora – Eckart Tolle.

una gota de agua en el momento presente

2 comentarios en “Presente

  1. yolandaisotello26@gmail.com julio 17, 2019 — 10:08 pm

    Esos escritos tuyos son excelentes! Acabo de leer el del presente y me encanto, me identifique mucho y pude analizar mi estado. Lo que dices respecto a la respiración y tratar de que la mente no divague es súper importante. A mi pasa cuando estoy con muchas cosas por hacer, mi mente se vuelve loca (divaga mucho). Gracias por tus consejos son de gran ayuda. Sigue con tu hermosa labor. 👍🙏😍

    Enviado desde mi iPad

    Me gusta

  2. Yo tengo el problema de recordar mucho el pasado y de pensar en mí futuro. Casi no me enfoco en el presente. Siempre estoy escribiendo lo que falta por hacer y hago mis listas para que no se me olvide. Cuando estoy en la hamaca, veo la naturaleza a mi alrededor y el cielo. Me pongo a ver qué formas veo en las nubes y las sigo hasta que desaparecen. Debo ponerme en la tarea de pensar en el ahora. Muy importantes las sugerencias que nos das. Me ayuda a recordar que debo pensar en el momento. Abracitos y Bendiciones!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close