Neuroplasticidad

Tenemos muy claro que nuestro cuerpo cambia constantemente y que hay mucho que podemos hacer, o dejar de hacer, para modificarlo. Por ejemplo, sabemos que si fumamos estaremos afectando nuestros pulmones, si nadamos estaremos fortaleciendo nuestro corazón, si comemos demasiado subiremos de peso, si estamos mucho tiempo bajo el sol nos podrán salir manchas en la piel, etc. Pero hasta hace pocos años no teníamos nada claro que también podemos modificar nuestro cerebro.

La neuroplasticidad se refiere exactamente a eso: la capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar como resultado de la conducta y la experiencia.

No sé si ya habías oído hablar sobre esta capacidad, pero para mi fue una gran sorpresa cuando empecé a estudiarla hace algunos años.  Siempre supuse que el cerebro en los adultos era inmutable. En las últimas décadas se han comenzaron a estudiar casos de neuroplasticidad en diferentes situaciones, demostrando que el cerebro es mucho más maleable de lo que se creía.  A continuación vemos dos ejemplos concretos:

  • Taxistas en Londres.  Un estudio analizó el cerebro de taxistas en la capital inglesa y encontró que ellos habían desarrollado mayor materia gris en el hipocampo posterior que personas de la misma edad, educación e inteligencia, pero que no conducían taxis. El hipocampo juega un rol importante en la consolidación de información, memoria y funciones que permiten la navegación. Para conductores de taxi, la necesidad del día a día para navegar una ciudad con tantos nombres de calles hizo que sus cerebros evolucionaran y se adaptaran físicamente.

 

  • Pérdida auditiva. Según una investigación realizada por la Universidad de Colorado, Estados Unidos, el cerebro de personas con deficiencia auditiva puede reorganizarse para ayudarlas a ver mejor.
Screen Shot 2017-11-24 at 2.59.34 PM
Adultos con pérdida auditiva (derecha) muestran reorganización cerebral en la que porciones del cerebro encargadas de funciones auditivas son reutilizadas para procesos visuales. Este cambio no se logra ver en adultos de la misma edad con función auditiva normal (izquierda)

 

De esta manera, podemos ver que el cerebro se puede modificar radicalmente en su forma física como respuesta a experiencias repetidas. Eventualmente, las conexiones que no se practican se debilitan, y las conexiones que se repiten se vuelven más fuertes.

Una de las áreas que ha sido estudiada recientemente es el impacto de prácticas contemplativas como la meditación y la atención plena en la estructura cerebral.  A través de prácticas mentales podemos fortalecer áreas que incluyen la atención, el enfoque, auto-regulación, conciencia y muchas más. Gracias a los estudios en neuroplasticidad se han podido estudiar los cambios generados por la meditación y la atención plena en el cerebro.

Me encanta saber que podemos, proactivamente, modificar nuestro propio cerebro y nuestros comportamientos a través de la práctica. Me gusta saber que tenemos control sobre nuestro ser y podemos cambiar los aspectos que no nos benefician. Esto puede tener un efecto muy profundo en nuestro día a día. Podemos elegir canalizar nuestros pensamientos, comportamientos y energía en prácticas que nos ayuden a modificar nuestro sistema nervioso para aumentar nuestro bienestar y felicidad. Podemos cultivar nuestra plenitud.

Screen Shot 2017-11-24 at 2.49.21 PM.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s