Mindfulness

La atención plena, conciencia plena o Mindfulness como se le conoce comúnmente en inglés, es uno de mis temas favoritos. Continuaré agregando más información al respecto porque continúo aprendiendo cosas nuevas todo el tiempo sobre este tema.

¿Qué es mindfulness?

Está super de moda hablar sobre mindfulness. Vemos esta palabra por todas partes, pero ¿qué significa con exactitud?

Poner atención a las experiencias del momento presente con mente abierta, curiosidad, y habilidad de estar con lo que es, sin juzgar.  Es Reconocer lo que está sucediendo mientras está sucediendo, aceptando activamente el fluir de la experiencia tal cual se está dando.

Yo lo veo como prestarle atención a lo que está pasando en nuestro alrededor, en nuestra propia mente y en nuestro cuerpo con mucha curiosidad, bondad y aceptación. Es como agudizar todos nuestros sentidos, absorber todo lo que sucede, apagando nuestra vocecita mental y dejando que todo ocurra.


En Wikipedia se resume el concepto así:

El mindfulness moderno está basado en la meditación Vipassana, una antigua técnica de meditación de la India que consiste en `​tomar conciencia del momento presente´, `tomar conciencia de la realidad´. Consiste en prestar atención, momento a momento, a pensamientos, emociones, sensaciones corporales y al ambiente circundante, aceptándolos, es decir, sin juzgar si son correctos o no.


Screen Shot 2017-07-25 at 9.42.41 PM
Tener la mente llena o en tiempo pasado o futuro no nos permite estar en el presente de manera consciente.

 

¿Mindfulness es lo mismo que Meditación?

No exactamente en mi opinión (existen muchos puntos de vista al respecto). La atención plena se puede cultivar a través de la meditación, pero los veo como diferentes.

Mindfulness es la intención en consciencia completa  que tenemos en un momento dado. Meditación es una práctica concreta. Son complementarios y en momentos se solapan, por ejemplo cuando tenemos atención plena en nuestra respiración durante la práctica de meditación.

Mindful literalmente significa “mente llena” en inglés. Cuando tenemos la intención de estar en estado de consciencia plena, todos nuestros sentidos están alertas recibiendo información, sin juzgarla, pero reconociendo todo lo que sucede y absorbiéndolo.  Por otro lado, veo a la meditación más como “mente quieta”, un momento en donde dejamos de lado lo que está sucediendo para adentrarnos en nuestro interior.

Podemos llevar la intención de atención complete o Mindfulness a cualquier momento, sin necesidad de estar meditando. La atención plena se puede tener mientras se cepilla los dientes, mientras se camina, mientras se hace el café, mientras se come una fruta.

Atención plena también se puede ver como un estado de ser. Un estado de alta conexión, de estar despierto y alerta a lo que vivimos y lo que nos rodea. Un estado de alta integración con nuestros cuerpos y con lo que estamos viviendo.

Mientras que podemos entrar en un estado de atención plena muy rápidamente, la meditación profunda requiere más práctica y tiempo. Si en este instante quisieras tener un momento de atención plena, lo lograrías relativamente rápido.

Atención plena y mundo multi-tareas:

En nuestro mundo actual, estamos constantemente bombardeados con información y de cierta manera valoramos a quienes dicen ser buenos en multi-tareas. Yo siempre me sentí en desventaja por no poderme enfocar en más de una tarea o persona o situación a la vez. Ahora me doy cuenta de que simplemente estaba dándole mi atención plena a una sola situación, lo cual es valorado y ya se ha probado que aumenta calidad y productividad.

Por tanto, es importante que entrenemos nuestra mente para entrar en esos momentos de atención plena con frecuencia. Así como cuando vamos al gimnasio y entrenamos nuestros músculos. La mejor manera de practicar estar centrados y sin pensamientos que juzgan es a través de la práctica de la meditación.

Piloto Automático

Ok, vamos a usar el ejemplo típico de vivir en piloto automático: estas conduciendo tu carro al salir del trabajo y no sabes cómo, pero de un momento a otro ya estás en tu cómodo sofá viendo televisión. ¿Cómo llegaste a tu casa? Es como si alguien más hubiera sido tu chofer porque tú, puff… estabas como en otro mundo.

Vivimos nuestros días en el ajetreo del hacer y a veces se nos olvida “ser“. A través de la atención plena podemos regresar a vivir el único momento que importa, el presente, y vivir de manera más profunda nuestros días. Es como saborear cada momento y sentir todo más intensamente.


Screen Shot 2017-08-05 at 12.35.27 PM

Vamos a practicar Atención Plena con un ejemplo: mientras lees estas letras, pon atención a donde están tus pies, tu espalda, los sonidos del lugar donde estés, lo que sientes en tus ojos, el olor del sitio donde te encuentras y el sabor que percibes en tu boca. Tómate 5 segundos para percibir todo lo que te rodea y cómo te sientes. ¿Lo lograste?

Otro ejemplo:

Screen Shot 2017-08-05 at 12.41.04 PMImagina que vas a comer una mandarina con total atención. Primero la tomas, te acercas para percibir su aroma, sientes su piel y tamaño. Luego le quitas la cáscara poco a poco, y la empiezas a comer, sintiendo su sabor, su jugo y su textura. Todos tus sentidos están alerta y se acentúan, aceptando lo que sucede. No juzgas lo que está pasando (no tienes pensamientos como: ¿debería estar comiendo esta mandarina ahora? o recuerdo que la última vez que me comí una mandarina me enfermé, o ¿por qué no compro mandarinas con más frecuencia si saben tan bien?”).

Este es un ejemplo muy simple de tener un momento de atención plena. Creo que se pueden tener esos momentos con frecuencia en diferentes situaciones, siempre y cuando recordemos, simplemente, regresar al presente.

 

Otros artículos recomendados: 
Videos sobre Mindfulness
Meditación